Más allá del Arcolibris

Hay una realidad infantil más allá de la visible, y es en ella donde he puesto la ilusión de mi próximo libro, surgido de lo más profundo de la tierra escolar, donde conviven las realidades más humanas junto con las ceras de colores, el yogurt bebido que se vierte a diario o  la zapatilla con cordones que hay que atar mil veces… es la realidad de las familias en paro, los inmigrantes que llegan con sus hijos, los papás y las mamás que llegan tarde porque tienen problemas que solo ellos saben y no siempre pueden compartir con la escuela; las familias “diferentes” a las que no todos han aprendido aún a  mirar con respeto…

Los niños y niñas  tienen la oportunidad de leerse y de leer  estas realidades  a la altura de sus ojos y de forma educativa, a través de la sencillez y la ternura que he tratado de poner en el Arcolibris,  y que  estoy deseando de compartir con ellos y con todos vosotros…

img_3512

Feliz dieciocho, hijo

Se acabó la infancia, y  sí,  como leí hace poco, tú también has sido y eres  hijo de madre docente:  asistente a guardería desde los cuatro meses; beneficiario de una  pequeña excedencia  para poder recibir unos mínimos cuidados maternales.  Niño criado por manos amorosas, pero no siempre las mías, que tanto ansiaban tenerte;  artista solitario sin madre espectadora en las actuaciones de navidad,  de fin de curso. Eso sí, con la compañía de tu padre, siempre atento a tu vida, de tu hermana,  de tus abuelos, cuando les fue posbile. Niño de desayuno en aula matinal, de comedor escolar,  de microondas. Nunca pude ver si otros niños se te colaban en la fila, si alguno te miraba mal, si salías con algún rasguño… Cuando te recogía en el comedor ya estabas jugando sonriente y feliz. Niño independiente y responsable desde la más tierna infancia, por la pura inercia de ser  hijo de una maestra viajera.

maternidad_yihang-pan

“maternidad”.Yihang Pan

La infancia es un misterio. ¿Cómo has podido crecer tan feliz, tan equilibrado, tan especial y único en todos los aspectos?  Admirar a un hijo es un sentimiento especial. Cuando te miro, cuando te escucho … me quito el sombrero. No. Ser hijo de maestra y de familia tribal con varios corazones no te ha sentado nada mal. Lo importante lo has aprendido… Felicidades en tu dieciocho cumpleaños, hijo. Te queremos, te quiero.

 

25 de noviembre y la violencia…

¿Qué se puede decir sobre la violencia de género que no se haya dicho ya? Quizás que el balcón que me ofrece mi experiencia en distintos caminos de la vida me ha hecho ver muchos matices que quizás, a veces, se nos escapan. La mayoría de las veces en las que he escuhado criticar a una mujer, con saña, incluida a mí misma, ha sido de boca de otras mujeres. Y me ha causado mucho dolor: si sale, si no sale, si deja solo a su marido, si no, si se toma una caña, si no. Si no limpia o deja de limpiar, si deja a los hijos en el comedor y las super madres nunca lo harían… Por díos, yo nunca haría lo que hace esa… 

Cada vez que alguien me cuenta algo así de otra mujer, suelo cortar por lo sano. No. No quiero escuchar…Creo que la educación en igualdad comienza en lo más profundo del hogar. Es más, en lo más profundo de nuestro corazón, siendo honestos entre lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos. Es fácil hacer hoy festejos. Mañana …a ver qué pasa, porque somos nosotras las que tambien, junto a otros familiares ( en el mejor de los casos),  criamos a nuestros hijos e hijas y les transmitimos valores. No exculpo a nadie.  Es más, desgraciadamente, conozco demasiado bien este tema. Solo pido reflexión…

tres-mujeres-ivo-petrov

Ivo Petrov. Tres mujeres

 

 

Un arcolibris de colores

En medio del vendabal que vivimos de racismo e idieologías discriminatorias, ofrezco un pedazo de ternura con mi libro: EL ARCOLIBRIS DE COLORES: poemas infantiles para la libertad, el respeto y la igualdad. Se presentará el día 17 de diciembre en la biblioteca Pública de Cáceres a las 5 y media de la tarde. Ayer entró en imprenta… y espero muy pronto empezar a compartirlo.

Fin de la semana: Querida gente, queridos padres, gracias

illustration-delphine-soucail-chambre-bebe

Delphine Soucail. Chambre bebe

 

LLegó el fin de la semana: os mandamos mucha fuerza a todas las personas que conviven diariamente con la diabetes, especialmente a los padres y madres que tan implicados están y tan incomprendidos, nos consta, que se sienten y nos sentimos, en la mayoría de los casos. Creemos que aunque no tengamos la varita mágica para quitar a nuestros hijos la diabetes, sí poseemos  o debemos buscar los recursos para ofrecerles una infancia feliz en la medida de lo posible. Creemos,que eso pasa por reconocer nuestros propios sentimientos de vulnerabilidad, aceptarlos e integrarlos en nuestra vida. Las familias que vivimos con la diabetes no somos más fuertes ni especiales que las demás, somos exactamente iguales que cualquier familia , con nuestras debilidades y flaquezas, penas, alegrías, desencantos, virtudes y defectos. Es cierto que nuestros hijos e hijas suelen ser más maduros, pero no por ello van a llevar, ni les podemos exigir  vidas ejemplares. Tener diabetes no imprime carácter, habrá niños y niñas más responables, pero los habrá también menos; los habrá simpáticos y no simpáticos, alegres o no . Si queremos normalizar, normalicemos de verdad, aceptando que no somos perfectos, ni nuestros hijos tampoco. Somos familias como las demás. Y además, también sabemos que la diabetes a veces, convive con otras dolencias. Entonces, es aún más dificil de controlar. Pero no imposible…  y lo sabemos en primera persona…

El tratamiento de nuestros hijos, los médicos, la sociedad, en general, nos exige un alto rendimiento, un gran nivel de equilibrio psicológico, una lucidez asombrosa. Pero somos humanos, somos como cualquier otro ser humano… Vayamos con calma. Creemos que lo importante no es ir deprisa, sino, no detenerse nunca.

Llegó el fin  de la semana de la sensibilización de la diabetes. Gracias a todos los seguidores y lectores por mostranos tanto apoyo en nuestra causa. Seguiremos informando sobre diabetes en el blog de nuestro proyecto: esediaquetodocambio.blogspot.com; en el foro:tuvidacondiabetes.es; en la página de Facebook: ” El día que todo cambió”.

Un abrazo enorme a todos de parte de “El día que todo cambió”, de Montse y de Pilar, madres de hijas con DM1.

 

Para gritar: diabetes

Solo un trozo de realidad que no trata de alarmar, pero sí de llamar la atención sobre la existencia de estas situaciones inadmisibles en ciertos entornos considerados supuestamente seguros. Todo es real:

mujer_gritando_muralesyvinilos_30859802__monthly_xl

En el hospital: “Sí, sí, si entiendo que su hija tenga 4o de glucemia, pero es que la comida llega en 20 minutos y le da lo mismo esperar, ¿ no???”

En la farmacia ” ¿Tiras de cuerpos ce-tó-ni-cos…? Disculpe pero no sé qué es eso”.

En una consulta privada: “¿ Y dice usted que se llaman puertos de inyección…? Pues sinceramente yo , que soy médico, el único puerto que conozco es el de Santa María…”.

En el colegio: “Le hemos dicho que la niña no puede tener el zumo en la mochila porque las normas lo impiden. Usted lo deje arriba, en el frigorífico, y cuando su hija lo necesite que suba las escaleras y se lo tome y ya está… y el tema del teléfono tampoco está permitido”.

En el entorno de ocio: “Entendemos que te preocupes por tu hija, pero hasta el punto en el que lo haces… pues… no lo comprendemos”.

En el trabajo: “Si vienes tan cansada porque te levantas de noche es porque quieres, no hay que obsesionarse tanto”.

En la familia: ” Y digo yo, que si la niña se toma un trocito de chocolate o turrón sin azúcar entre horas..  qué mas dá… no se puede ser tan estricta con los hidratos esos…”.

En la oficina de tramitación de informes médicos: ” Y dice usted que tuvo que ir  con la niña a urgencias… ¿ Por qué no buscó otro hospital?,  usted sabía que ese no le correspondía…”.

En el centro de salud: ” ¡Ay, qué pena.. si fuera mi hija, yo no soportaría llevarla con ese aparato”.

THE END

 

Preguntas del millón y una sonrisa: diabetes

Un día cualquiera por la calle…..

  • ¿ Y su hija es muy diabética? No señora, se tiene diabetes o no se tiene…
  • ¿ Y tiene diabetes de la mala o de la buena? No, mire usted, no hay diabetes mala ni buena, hay diabetes tipo uno y tipo dos , y ninguna de las dos es mala o buena, solo diferentes.
  • ¿ Y ustéd le dió muchas chuches a la niña, no? No, en mi casa nunca entraron las chuches, no era nuestra costumbre ese tipo de hábito, pero en cualquier caso ese no es el origen de la diabetes tipo uno.

corazon-linda-sonrisa

  • ¿ Y la “diabetis” se pega? No, se llama diabetes, y no se pega…
  • ¿Entonces, qué pasa, se pincha cuando se marea y ya está, no? Me temo que es más complicado que eso… pero, a ver… cómo se lo explico ahora, aquí en la parada del autobús… mm… si quiere quedamos otro día…
  • ¿ Y cómo que su hija se come un helado, los diabéticos no pueden, no?   Pues mire usted, yo no sé qué hacen los diabéticos, pero mi hija aunque tiene diabetes, puede comerse perfectamente un helado si sabe las raciones que lleva y la dosis de insulina que necesita?
  • ¿ Y por qué usáis un peso para pesar los alimentos, no es un poco obsesivo? Pues no, es que si no calculamos los hidratos de carbono, tampoco podemos saber cuánta insulina tiene que inyectarse para cubrir esos hidratos. El páncreas es sabio, pero nosotros tenemos que hacer un cálculo.No, no estamos obsesionados, es una medida muy útil en la alimentación, sobre todo para los niños.
  • ¿ Y qué penita pincharle tanto en el dedo, no? No, no es una penita, es algo absolutamente necesario. Obtener esa gotita de sangre es la única forma de saber cuáles son los niveles de glucosa de la sangre, y con esa medida y calculando los hidratos, el cálculo de insulina es lo más aproximado a lo que haría nuestro páncreas en caso de que funcionara correctamente. De todas formas, están saliendo métodos nuevos menos agresivos, pero este es por ahora el más fiable.
  • ¿ Y esa “cápsula” que lleva en el cuerpo se la quita para dormir? No, es una bomba infusora de insulina, y claro, no puede quitársela para dormir, porque por la noche necesita insulina, al igual que usted, que tampoco  se quita el páncreas por la noche.
  • ¿ Y cuando va a la piscina? Pues nada, se la quita, pero antes, ella calcula el tiempo que va a estar más o menos sin ella puesta, se administra con su bomba lo que su cuerpo va necesitar mientras no la tenga, y  y después la guarda en el bolso hasta que termine de bañarse o nadar, o bailar  o lo que quiera que haga.
  • ¿ Entonces tiene que aprender a manejarla, no? Pues claro, la bomba, las inyecciones de insulina, todo hay que aprenderlo muy bien y por eso es tan necesaria la educación diabetológica, para el propio paciente y para la familia.