Danza Macabra

Estoy preparando material para celebrar “La castañada” y “Halloween” con mis peques de la escuela. Entre las audiciones, además del sempiterno concierto de Vivaldi, vamos a trabajar ” Los fósiles” del “Carnaval de Los animales” de Saint Saëns. En esta pieza, el autor parodia su propia  obra ” Danza Macabra” que me encanta. Buscando una buena versión, me encontré con este video sobre imágenes de Tim Burton. Camile Sain Saëns, Tim Burton y Johnny  Depp, qué más se puede pedir…Comparto con vosotros esta “Danza Macabra”, y así vamos entrando en el ambientillo de los días que siguen y de lo  que nos espera durante el próximo fin de semana. Que la disfrutéis:  

Amores gastronómicos

Me puse rojo como un tomate. Aunque a mí me importó un pimiento y ahora que lo pienso, me importa tres pepinos. Sin embargo, reconozco que esa subida de tono fue la pera, o la repera. Ya me lo decían, cuando seas padre comerás huevos, pero yo pensaba que lo mismo me daba, porque yo al pan, pan y al vino, vino, aunque  sigo pensando que allí hay tomate…No en vano nos tomamos el chocolate de espaldas, que es que esa tipa es la caña, y cuando baila le digo : ” azuucar” y ella: ” vete a freir espárragos” .Auque sé que cuado me escucha se le hace la boca agua . Y no es que yo me haga de miel, porque no  creo que sea muy lista, más bien  la veo de poco coco, más bien  melona, pero no puedo asegurarlo. Su pelo rubio como la cerveza y sus ojos verde, verde limón…ah… se me hace todo gaseosa. Intenté hacerle un poema y me salió un churro ¡ No todo el campo es orégano, leche! y es que  cuando me mira con su boquita de piñón,  y sus labios de fresa, se me pasa todo y dejo de pensar en que es una castaña de tía. Espero que quiera salir conmigo, porque si no, sería ya la guinda que colme el pastel. Me importa un rábano, yo lo intento, porque, aunque merengosa y pastelona, es que…me la comería.

Opiniones “correctas”

Hablar  con los hijos cansa tanto como hacer un deporte. A veces, al llegar a casa, me encuentro con “debates” interminables sobre los temas más insóliltos y peregrinos.Vengo muy cansada y no tengo fuerzas para defender o mostrar oposición a las ideas que se defienden o atacan …pero después, cuando empiezo a escuchar alguna cosa demasiado”estridente” entro al “ruedo”. Cualquier noticia despierta  una confrontación de ideas. Hay ocasiones en las que me divierto, otras, me echo a temblar y pienso …ufff…no…otra vez debate…Observo los diferentes estilos, y casi siempre hay alguien que se enfada cuando ya no puede más. Para mí, ése o ésa es la persona que ha perdido.

Incluir mis opiniones en esos debates es peligroso. No puedo dar siempre las mejores, no soy juez, ni puedo tener la verdad absoluta sobre todo. En definitiva, no es nada fácil. Hay ocasiones en las que he tenido que mostrar oposición ante la opinión de un profesor y ése es un ejemplo de  un momento difícil. El profesor habló en contra  del aborto y en casa se me preguntó por mi opinión. Son momentos delicados. Incluso cuando los hijos te discuten algo, en realidad, buscan qué piensas tú y en el fondo tratan de encontrar soluciones  a sus dudas interiores. Lo peor es que los adultos también las tenemos,  aunque en el fondo, afortunadamente (creo). Porque no tenerlas sería peligroso.

Ayer, se planteó un tema tonto, tan tonto, que al final se fue por derroteros de lo más complicados: Me contaron la historia de una familia cuyos hijos querían desenterrar a su padre del lado de la madre muerta, para enterrarlo en la tumba de su amante. El problema es que  los hijos de esa familia tenían puntos de vista  diferentes con respecto a la última voluntad de su padre. Por supuesto, rápidamente llegó la pregunta que quería obtener mi opinión. Pero yo sólo quería comerme traquila mi huevo frito.  Mi respuesta fue impulsiva y tajante: “Que se quede con su mujer que es donde tiene que estar, que se joda”. En casa me miraron y estallaron en carcajadas… aún  no sé que es lo que se suponía que debía contestar, pero es que no se puede estar siendo a cada momento  políticamente correcta o lo más correcta posible según tus ideas. Al final, resulta que en casa de “fulanito” piensan tal, y en la de “Beltranito” otra cosa diferente. Así es que  les concluyo que en cada casa hay unas “Ideas” diferentes y que todos debemos respetarnos.  En fin…vivimos en una sociedad plural, y en esta libertad es aún más difícil educar en valores. No es nada, pero que nada fácil. Que “jartura” de verdad, es cansadísimo. Ya no sé ni lo que opino. Después llego a la escuela y me encuentro: ” María me ha pegado” y la tal María te dice:  ” ella me empujó primero” y vuelta a ser juez, moderadora, moralista…ufff…

Raquel Cantero

Entre las cosas buenas del otoño están los conciertos. En mi ciudad hay un pub donde la música en directo es la protagonista. Se llama el  pub Bogaloo. Por allí pasan todos los estilos, y hoy pude disfrutar de la actuación de la cantaora flamenca Raquel Cantero.  El cante de esta joven artista me ha emocionado y es que… 

Muchos años atrás,  y por circunstancias de la vida, me moví de puntillas y en silencio por el fascinante mundo del flamenco. Entonces, Eugenio y Nina, sus padres, eran los que cosechaban triunfos en mi ciudad. Y tuve la suerte de compartir con ellos buenos momentos musicales y personales. Entonces, Raquel era una niña que prometía, sin embargo, hoy me reencontré después de los años con la mujer artista. Una mujer que encarna el orgullo flamenco de mi tierra: Licenciada en filosofía y Letras, con formación musical en el conservatorio, y preparando un doctorado en el Programa de Flamenco de la Universidad de Sevilla. La  carrera musical  de esta joven cacereña y sus éxitos van en ascenso meteórico, y además de ello, es una persona francamente agradable, simpática, sencilla y entrañable, como toda su familia. Los años pasan… y he sentido una gran nostalgia, nostalgia flamenca… ¡Qué buen ratito nos ha hecho pasar Raquel! ¡Qué calor y qué emoción llenó la sala con su arte… Ole y Ole! Te deseo el mayor de los éxitos en tu carrera. ¡¡Guapa!!