Felicidades

Mi amiga y yo nos topamos con una pitonisa en un centro comercial. De esto hace ya muchos años. Me quiso leer la mano, así es que  yo me dejé por curiosidad, y la pitonisa anunció, entre otras cosas,  que sería madre  de nuevo, y que esta vez  sería un hijo. Acertó.

Te cubrieron  de verde, de un verde quirófano, y te pusieron en mis brazos. Había pensado que una segunda vez no podría traerme la misma emoción que la primera, pero… ¡qué equivocada estaba, y qué poco sabía yo entonces de la capacidad del corazón de las madres…! Fijaste tu mirada en la mía, y  supe desde ese mismo instante que algo inexplicable nos unía para siempre. No podía apartar mi mirada de la tuya, y aún no puedo hacerlo. Eres… único, mi felicidad, mi ilusión y mi paz…el hijo que todas las madres quisieran tener en sus sueños. Y eso es lo  que dijo tu hermana al verte por primera vez : “¡mira mamá, es como en mis sueños…!”   Feliz Cumpleaños, hijo.

Refrán de las sardinas…

Decía mi profesor de Literatura del Instituto que los refranes son la filosofía del pueblo y que por eso, Cervantes los usó tan sabiamente en el Quijote. A mí, desde luego, me encantan. El viernes tuve que reirme una vez más con este último que escuché:

Quien de joven se come todas las sardinas, de viejo caga todas las espinas.

Conversaciones con mi hija: gente”seta”

Desde que mi hija cumplió la mayoría de edad  son muchas las conversaciones que compartirmos sobre diferentes temas y por diferentes motivos. Los tonos de estas conversaciones varían según el hecho que las haya propiciado, pero tengo que reconocer que, poco a poco y por diferentes circunstancias, las conversaciones, afortunadamente, se agrandan y toman profundidad, sin que esto haya sido una conquista fácil para mí, ni mucho menos. En una de nuestras últimas conversaciones le hablaba yo sobre las personas SETA , y  reflexionamos tanto sobre ello, que lo comparto aquí:

Para hablar de las personas SETA, tengo que remontarme a la soberbia, que además de ser un pecado, según me enseñaron en el colegio, es un defecto nocivo para la salud física y mental.  Si tuviera que definir la soberbia ahora, la asociaría a otro término, que es el del “aislamiento”, cuando este aislamiento es voluntario. Soy un ser social, tan social, que no puedo entender a las personas que se aislan voluntariamente. Aceptar que somos seres sociales y que necesitamos de los demás, tanto como los demás necesitan de nosotros, es el mayor paso de humildad y el comienzo de una vida adulta en sociedad. Ignorar esto, me parece el mayor acto de  soberbia y de  prepotencia que existe. Porque no somos más que humanos, nada más. Y ahí empezamos con las setas.

Existe una variación de aislamiento  que consiste en  “encerrarse”  en  una sola persona, ya sea hombre o mujer, marido, pareja, compañéro, compañera, etc y eso es lo que yo llamo la transformación en SETA. “Ensetarse” es enquistarse en alguien o en algo, ya sea en una persona o en una idea o grupo de ideas, nutriéndote sólo de ellas, sin crecer por ti mismo y sin madurar en sociedad, donde existen otras ideas y otras formas de vida con las que convivir y compartir. Puedes ” ensetarte”, transformarte en ” hongo” o ” champiñón” por ejemplo, en una secta, en un grupo, en un matrimonio, etc.

Bueno …y ahí ya la conversación derivó en risas … y acabamos a carcajada limpia. Está bien acabar un tema que me parece importante con risas. Pero ojo,  las setas son peligrosas…

Poema de los amantes (José Ángel Buesa)

Es un milagro que los versos de este poeta  cubano del siglo XX cayeran en mis manos precisamente esta semana.  Han sido como la miel…  y comparto  la ” Canción de los amantes”, por escoger, ya que aunque llegaron a través del club de lectura, casi los sentí como caídos del cielo…Me parecen todos preciosos…

                                                        Poema de los Amantes
 
Donde quiera en las noches se abrirá una ventana
o una puerta cualquiera de una calle lejana.
No importa dónde o cuándo… puede ser dondequiera
ni menos en otoño, ni más en primavera.
 
Y hoy igual que mañana, mañana igual que ayer
un hombre enloquecido besará una mujer.
 
Tal vez nadie lo sepa… Como tal vez un día
todos irán sabiendo lo que nadie sabía.
 
Y para los amantes su amor desesperado
podrá ser un delito… pero nunca un pecado.
 
Por eso el amor pasa por las calles desiertas
y es como un viento loco que quiere abrir las puertas
 
Bien saben los amantes que hay caricias que son
no una simple caricia sino una posesión.
Y que un beso… uno solo puede más que el olvido
si se juntan dos bocas en un beso prohibido.
 
No, un gran amor no es grande por lo mucho que dura
si se parece a un árbol reseco en la llanura.
Y los amantes saben, que sin querer siquiera
hay un amor que crece como una enredadera
 
Es natural que el agua de un estanque sombrío
sueñe en sus largas noches con el viaje de un río.
 
Y si por algo es triste la lluvia que no llueve
será porque es la lluvia condenada a ser nieve.
 
Es natural que un día comprendan los amantes
que no hay nunca sin siempre… que no hay después sin antes.
Y así brota en el alma la rebelión de un sueño
que es como un perro arisco que le gruñe a su dueño.
 
El amor… esa estrella de una sombra infinita
aunque muera cien veces… cien veces resucita
 
Y suele ser un niño de manos milagrosas
que rompe las cadenas y hace nacer las rosas.
 
Ya no habrá días turbios… ya no habrá noches malas
si hay un amor secreto que nos presta sus alas.
Y el corazón renace con renovada fe
igual que los rosales… que no saben porqué.
 
Donde quiera en las noches, puede abrirse una puerta
pero… tan suavemente que nadie se despierta
Puede ser en otoño… puede ser en verano
tanto un amor tardío… como un amor temprano.
 
Una mujer… un hombre… y un oscuro aposento
y allá afuera en la calle… sigue pasando el viento.
Y si en la noche hay algo queriendo amanecer
es simplemente un hombre que besa a una mujer.

Percances

Durante esta semana he vivido un “percance” desagradable. Se ha solucionado gracias a la vida, a Dios,  al destino, o a lo que sea,  y hoy ha vuelto a salir el sol. Como siempre, ahí estuvieron mis amigos y amigas del alma, al pie del cañón, cada uno en la medida que pudo, que en la mayoría de los casos ha sido mucho más de lo que pudieron. Como siempre, mil gracias a todos por vuestro calor y  vuestro cariño. Mi teléfono echa humo… y entre el humo, creo que alucino porque leo…AMISTAD, que ya sabemos que no somos perfectos, pero que nos queremos un “guevo” que es lo importante ¡ QUE BRILLE EL SOL! ( como ya tengo la versión de los diablos en el blog, ahí dejo a Parchís que es de nuestra época…) y Feliz finde, buena gente, que para los profes de escuela empieza hoy.

Las pequeñas cosas…

Ayer escuché en la radio a un enfermo de cancer que ya estaba recuperado. Decía  que  lo más duro que había pasado no había sido el tratamiento, sino el día a día, las pequeñas cosas que hacen tu vida diferente después de un mal trago como ese. Iba escuchando y pensé  que estaba de acuerdo con él en eso . No recuerdo qué personaje era, sólo apareció en las ondas y  le escuché. Comentó que estando ingresado intentó votar en unas elecciones, y le dijeron que nadie iba con urnas a los hospitales, sino que debía votar por correo. Llamó por teléfono ( no se podía mover) y preguntó cómo y le contestaron: ” va usted a una oficina de correo y…” En fin, un desastre. Tuvo que llamar a un notario para dar su consentimiento y que alguien votara por él.  Situaciones pequeñas y aparentemente intrascendnentes que los demás no ven, sólo los afectados, y que transforman la vida. Igualmente, pensé  que también las cosas más diminutas  pueden darte la  felicidad. Es decir, que el secreto de la vida,  lo que nos hace más felices o infelices, quizás esté  en lo más minúsculo,lo que casi no se ve, lo que sólo se mira bajo la pequeña luz de tu intimidad…Las pequeñas cosas.