Ribadelago y su tragedia

Algunas personas no nos escapamos de la nube de nuestros pensamientos ni cuando estamos en medio de la actividad más frenética. Hay algo que empuja a nuestro cerebro a procesar la información, de forma que algunos pensamientos se nos escapan como burbujas, y sobrevuelan  la realidad borboteando por encima de nuestras cabezas hasta dejarnos absortos. Somos estas personas las que formamos  lo que ese grupo, de  los siempre concentrados en lo más práctico, denomina” despistados.”

En mis excursiones por la bellísima zona de Sanabria, en Zamora, a la vez que me iba quedando sin aliento entre riscos y peñas, pensaba en que aquellos caminos llenos de hermosos colores y estampas del más romántico otoño, se parecían un poco al camino de la vida: momentos sin aliento, cimas que te llenan de confianza, caídas inesperadas, lluvias incesantes, un sol cegador que sale de repente y te llena de calor; esa piedra inoportuna que te hace resbalar sobre  el lodo, o aquella  rama que te araña y tratas de retirar al que viene detrás… Fue así, inesperadamente, como me enteré de que aquel pueblo al que llegaríamos era Ribadelago, y un escalofrío recorrió mi espalda, porque conocía la historia a través de los documentales que sobre esta tragedia  se habían emitido  en televisión, pero había olvidado donde estaba aquel pueblo del desastre,  y era allí en Sanabria.

Estatua conmemorativa. Ribadelago. Noviembre 2010

 Ribadelago causa emoción. Desde que hace años conocí su historia, me solidaricé de inmediato con sus gentes y su desdicha, de la que ya han pasado cincuenta años, sin que desaparezca del corazón de sus gentes y de los que un día conocimos su tragedia. Del documental que vi hace años sobre ella  no me impresionó tanto el que una presa se rompiera vertiendo  ocho millones de metros cúbicos sobre un pequeño pueblo,  como la avalancha de  negligencias e injusticias que  sucedieron  antes y después, provocadas por ese régimen político corrupto  en el que vivía nuestro país en aquel entonces. Por lo que he visto, oído y leído, la ayuda que se le prestó a este pueblo fue a parar  en gran parte a manos de no se sabe quién… Y el  otro pueblo que se les contruyó para recomenzar sus vidas estaba totalmente en desequilibrio con el  entorno y su foma de subsistencia, es decir, el desastre de Ribadelago no sólo fue el agua asesina, fue además, el conjunto de todas las injusticias y negligencias que  acompañaron a la tragedia.  

Si  alguien quiere saber más  sobre este escalofriante hecho, la red está inundada de información, videos y datos. De Ribadelago yo me he llevado personalmente su precioso paisaje reflejado en mis fotografías,  de las cuales comparto  una en la que aparece  la estatua en recuerdo de las víctimas; también  un libro sobre el desastre, y por supuesto, el calor y la simpatía de sus gentes. Pero lo más importante:  unos maravillosos días de ensueño a la vera del lago y del  río Tera.Porque a pesar de todo, sigue siendo un sitio mágico y con encanto.  Cosas de la vida.

4 pensamientos en “Ribadelago y su tragedia

  1. Sanabria, Zamora y muchos otros nombres de pueblos se me hacen tan familiares porque en México hay homónimos correspondientes, me atraen mucho los pueblos de mi País y claro me encantaría conocer la provincia Española que por ahora conozco en reportajes de TV. Cada pueblo tiene su historia aunque algunas sean de lamentables recuerdos.
    Saludos.

    • Por cierto, que buscando un video del momento me encontré con un accidente similar de una presa ocurrido en México, pero no recuerdo ya qué pueblo era. Tragedias hay en todas partes y belleza también.

      Creo que al final tendrás que animarte y hacerte un viajecito para España con la familia y los de aquí tendremos que animarnos a México ( cuando mejore la crisis…ja ja )

  2. Me enteré de esto hace una semana, buscando información para un trabajo.
    No es tanto el que ocurra una tragedia por causas naturales, como por negligencia de otras personas.
    Un horror, como tantas otras cosas.

    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s