Conversaciones con mi hija: gente”seta”

Desde que mi hija cumplió la mayoría de edad  son muchas las conversaciones que compartirmos sobre diferentes temas y por diferentes motivos. Los tonos de estas conversaciones varían según el hecho que las haya propiciado, pero tengo que reconocer que, poco a poco y por diferentes circunstancias, las conversaciones, afortunadamente, se agrandan y toman profundidad, sin que esto haya sido una conquista fácil para mí, ni mucho menos. En una de nuestras últimas conversaciones le hablaba yo sobre las personas SETA , y  reflexionamos tanto sobre ello, que lo comparto aquí:

Para hablar de las personas SETA, tengo que remontarme a la soberbia, que además de ser un pecado, según me enseñaron en el colegio, es un defecto nocivo para la salud física y mental.  Si tuviera que definir la soberbia ahora, la asociaría a otro término, que es el del “aislamiento”, cuando este aislamiento es voluntario. Soy un ser social, tan social, que no puedo entender a las personas que se aislan voluntariamente. Aceptar que somos seres sociales y que necesitamos de los demás, tanto como los demás necesitan de nosotros, es el mayor paso de humildad y el comienzo de una vida adulta en sociedad. Ignorar esto, me parece el mayor acto de  soberbia y de  prepotencia que existe. Porque no somos más que humanos, nada más. Y ahí empezamos con las setas.

Existe una variación de aislamiento  que consiste en  “encerrarse”  en  una sola persona, ya sea hombre o mujer, marido, pareja, compañéro, compañera, etc y eso es lo que yo llamo la transformación en SETA. “Ensetarse” es enquistarse en alguien o en algo, ya sea en una persona o en una idea o grupo de ideas, nutriéndote sólo de ellas, sin crecer por ti mismo y sin madurar en sociedad, donde existen otras ideas y otras formas de vida con las que convivir y compartir. Puedes ” ensetarte”, transformarte en ” hongo” o ” champiñón” por ejemplo, en una secta, en un grupo, en un matrimonio, etc.

Bueno …y ahí ya la conversación derivó en risas … y acabamos a carcajada limpia. Está bien acabar un tema que me parece importante con risas. Pero ojo,  las setas son peligrosas…

3 pensamientos en “Conversaciones con mi hija: gente”seta”

  1. Ay si, yo también tengo una idea parecida sobre eso. A mi esas personas a la larga me terminan dando un poco de miedo, por que las setas, se “ensetan” ellas y en ocasiones a los que tienen alrededor.
    Un beso, que buena reflexión

  2. Me decía alguien que explicara algo más sobre un ejemplo de seta: Pues yo misma. .. En mis tiempos de seta, yo vivía “obligadamente” encerrada bajo la sombra de un viejo árbol, ( bastante viejo), cuya sombra acabó casi matándome y alrededor de la cual había otra cohorte de setas y champiñonas más muertas que vivas.Mi estado de seta me impedía ver que más allá del bosque existían otras formas de vida, pero paradogicamente, me sentía “especial” por mi condición de “diferente”. Cuando ya no te queda un hilo de vida, ni personal, ni social….pues…decides rebelarte… De cómo deja una de ser seta, es otro cantar…Pero la que lo ha sido, no vuelve a la sombra de nadie, jamás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s