Un paseo por la feria de la vida

Cuando eres niño o niña comienzas a pasear por las atracciones más fabulosas, las más coloridas, las que están llenas de luz y colores brillantes. Sin saber cómo, un día entras en la cámara de los horrores, y te hacen pasear por todos ellos. La puerta de entrada era florida y hermosa. Al salir, la luz te ciega, y no sabes ni donde te encuentras de nuevo…si la cámara de los horrores continúa fuera, si es un descanso, un alto en el camino, o el fin del recorrido, para entrar de nuevo en la cálida luz  que era el mundo de la infancia. Cuando el sol deja de cegarte, comienzas a vislumbrar algunas figuras, a tu parecer monstruosas también. De repente, alguien te da la mano y te saca al exterior, al campo circundante lleno de flores, cardos, hierbas, malas hierbas, arbustos, hierbajos, animales, alimañas y toda clase de fauna acechante. Entonces, sientes que esa mano te aprieta y te ayuda a cruzar el camino. Atrás ves los coloreS de la infancia, y por delante un nuevo camino de luces y sombras, no exentas de  nuevo color. Entonces decides caminar hacia delante… desafiando al futuro…e incluso te atreves a volar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s