Saber o no saber

A pesar de trabajar en el medio rural, hacía mucho tiempo que no pasaba un día de campo. No en una casa, ni de ruta, sino en el medio de la naturaleza, así, sin más: un día de relax y disfrute, sin ningún objetivo concreto. No soy mujer de campo, la verdad, pero sé disfrutarlo cuando voy. Entre las actividades con las que contó el día, estuvo la pesca. Cuando el pez salió coleando y no le salía el anzuelo, empecé a sospechar que sufría y tuve que mirar para otro lado. Mi hijo me reprochó: “Anda mamá, mira que eres..”  pero no era un teatro. Era cierto. Si continúo allí me pongo a llorar.  Como siempre me las he dado de mujer fuerte, cada día me sorprendo más de lo vulnerable que puede sentirse  una persona fuera de su entorno, de su “salsa”…y de la cantidad de cosas que desconocemos, sin contar con las que hemos olvidado. Un miembro muy cercano de mi familia fue quien  por el camino, me explicó el comportamiento de algunas aves y de otros animales que nos sorprendieron. “No hace falta ir a un parque natural para ver estos animales y su comportamiento” nos dijo, pero le contesté que no vale con mirar, que para ver lo que nos enseñó hace falta experiencia y conocimiento. Sólo sé que no sé nada, que dijo alguien.  Y ya lo sabía yo, por supuesto, o eso creía.

3 pensamientos en “Saber o no saber

  1. Por cierto, lo cortés no quita la valiente…enhorabuena al pescador que fue magnífico!!!! Enhorabuena marido!!! Muaaaasssss

  2. En el Norte de México el cabrito asado es una comida tradicional. En mi adolescencia cuidaba yo las cabras de mi padre, por lo que no faltaba en casa tal platillo. Hubiera deseado saltar el proceso del sacrificio pero alguien tenía que ayudar en eso.
    Nada que ver si eres de campo o no, la convivencia con la naturaleza te da una visión de la interacción que en ella se realiza y de cierto modo te hace más sensible.
    saludos.

    • Aquí el cabrito también es típico.
      Imagino que sí, que esa interacción te hace más sensible. Pero ser de campo te da más oportunidades de aprendizaje. Siempre lo he pensado. Lo de la ciudad se aprende rápido. La sabiduría del campo se cuece durante años. Eso creo.
      Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s