Qué ilu, oye…

Tengo una  Españita vestida de azul

con su camisita y su canesú

la saqué a paseo y se me mareó

había emigrantes en la calle Amor

 gente desviada y sin ningún primor.

Esta mañanita me dijo el doctor

que le de perfume con un tenedor

( a ser posible de la casa Dior)

un esquí, un caballo, y un campo de golf.

Dos y dos son cuatro cuatro y dos son seis

pero todos dicen que son dieciséis

( y digo Todos…ya me entendéis)

y ocho veinticuatro y ocho treinta y dos

madrecita mía, venga a vernos dios

 Posdata:

Por si acaso,  que se sepa que yo fui a colegio de pago

 ( Dice una amiga que lo advierta, por lo que pueda pasar.)

.

3 pensamientos en “Qué ilu, oye…

  1. Soy muy escéptica con relación a que se pongan en práctica los ideales.
    Aquéllos, como tu padre, que ahora no están, si viesen en qué se han convertido los mismísimos idealistas de antaño… creo que no saldrían de su perplejidad. ¿Cuál era la palabra que tanto usaba J. Anguita? ¿Quieres creer que ni me acuerdo ya de ella? ¿Porqué será? Es o ERA una palabra muy bonita algo parecida a “Quimera” pero ¡No caigo! era una palabra que quería decir algo así como Ideal a conseguir.

    Tras un buen rato me ha venido a la mente.

    Dime Pilar ¿Ves u oyes por algún lado la palabra UTOPÍA?

    No te apesadumbres en exceso, las personas como tú SIEMPRE SOBREVIVEN. Recuerda la pareja de la que nos hablaste hace pocas entradas. ¡Aún hay algo de aire fresco!

    Con todo mi cariño. ❀◕‿◕❀

    • Mi padre era un idealista, pero nuestros ideales siempre fueron en direcciones opuestas. También eso enriquece. Aprendes a comprender, a ser tolerante con las ideas de los demás, aunque no las compartas. A mí me cuesta mucho compartir ciertas ideas,sobre todo las que se amparan en la intolerancia a la diferencia, la injusticia social, la hipocresía democrática. La democracia para mí es sagrada y creo que mi deber es enseñar a mis hijos a respetarla, aunque no siempre esté de acuerdo con lo que ocurra…ufff… es que es tan difícil…. pero el no respeto y la intolerancia han llevado siempre a grandes errores y grandes horrores…Confiaremos en el futuro.
      Por cierto, la utopía… a mì, personalmente, me han venido casi todos los errores de mi vida, por creer en utopías. Aún no sé si lo son o no…quizás todo esté mi incapacidad, o en la de los que no pudimos llevar a cabo ciertos sueños. De todas formas, siempre digo que no es lo mismo saltar desde un trampolín, que saltar desde la tierra. La vida no es igual de fácil para todos….De donde partas influye mucho… Ufff… que me enrrollo…
      Un abrazo, Pilar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s