La palabra más hermosa

Cuesta pensar que haya habido una guerra tan cercana a nosotros como la de Bosnia en la década de los noventa. Me resulta difícil  pensarlo, creerlo, digerirlo y además, me cuesta admitir este silencio que ha habido después, roto tan sólo por noticias sueltas que nos llegan como mensajes perdidos en la vorágine del mundo de las grandes  noticias internacionales. Quizás el juicio de  Mladic, de ese monstruo de Sebrenica, que acaba de celebrarse el la Haya, nos haya sacudido un poco, pero no tanto como otras noticias sobre horrores semejantes, mucho más lejanos en la distancia y en el tiempo. Al menos esa es mi sensación.

Tuve un acercamiento mucho más humano a esta guerra, a través de la película de Isabel Coixet, sobre la vida secreta de las palabras,  también me leí algún que otro libro, alguna noticia, pero … sigo inmersa en la conmoción de saber que ha habido una guerra a nuestro lado, sin que casi nos haya tocado la piel sensible de nuestro día a día. Como si todo fuera una película de nuestra época, con bombas, muertos y sangre de juego de ordenador.

Es doloroso pensar que hayamos podido mirar hacia otro lado y seguir con nuestras vidas, mientras esas personas intentan reconstruir la suya. Me falla la palabra Europa, y me sabe a sangre seca, tapada con tiritas de silencio. Quizás sea necesario, quizás tras todas las guerras sea necesario un tiempo de silencio para poder reconstruir la paz, pero no creo que las voces dormidas puedan quedar así, dormidas para siempre. Eso es lo que mucha gente no entiende de las guerras. Que quizás la paz se construya sobre heridas tapadas, pero que las cicatrices, un día claman justicia.

Me siento herida como mujer en la piel de las mujeres de esa guerra. Si los hombres y mujeres somos iguales, no comprendo por qué la violación, en esa guerra como en todas es un arma. Por qué también en nuestro siglo, donde todos somos iguales…Por qué si se supone que nos han educado en valores y principios, a la mínima surgen las fieras que hay dentro de nosotros. Por qué alguien se divierte matando desde una ventana, por qué el gozo en la tortura y el dolor.Por qué guerras si sabemos lo que traen…

La palabra más hermosa es el título de un  libro de Margaret Mazzantini. ¿Cuál es la palabra más hermosa? me preguntó mi hijo al leer el título del libro en mis manos. “Amor” me salíó a bocajarro.” ¿Y la menos hermosa ?” y le dije : “dolor”. No sé cual es la palabra más o menos hermosa para los demás. La palabra más hermosa en este libro aparece al final de la historia. Una historia que merece la pena leer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s