Un poco de esperanza

Hay gente que no está de acuerdo con la celebración del día escolar de la Paz y la No violencia que se realiza aprovechando el aniversario de la muerte de Gandhi. Este año me pilló un poco cansada, y a punto estuve de sucumbir al desencanto,aunque las palabras de mi hijo me hicieron reaccionar. Y se produjeron en el momento exacto.

Estoy leyendo un libro:El Haykú de las palabras perdidas. En él aparece como telón de fondo el bombardeo de Hirosima y Nagasaki en 1945. No tuve más remedio que indagar más sobre ese tema que me parece aún insólito por su crueldad. A la vez que buscaba textos, relatos e imágenes en internet, mi hijo se acercó a ver lo que buscaba. Su rostro impresionado me obligó a intentar por propia verguenza humana, dar alguna imposible  explicación política de aquella masacre, unas explicaciones… que no caben en la mente humana de ninguna persona, y menos aún en la de un niño, así es que… terminó diciendo…”No me extraña que celebremos el día de la paz”.  Y fue suficiente para mí. Me puse manos a la obra con mis compañeras y con nuestros  peques. Este es, entre otras cosas, nuestro mural:

Música en libertad

Las escuelas de música Yamaha de toda Europa se reunieron ayer en el teatro de San Lorenzo del Escorial ( Madrid) para celebrar el concierto de jóvenes compositores. Fue una suerte que este año se celebrase en “casa” así es que allí estuvimos todas las familias acompañando a nuestros niños y a los representantes de las escuelas. Por la de Cáceres, Enclave,nos representaron dos niños, Alberto Rea y Guillermo Rivero, de doce y diez años, que presentaron una composción a cuatro manos, inspirada en la música española. Fue un día fantástico, en el que compartimos muchas emociones. Me gusta mucho la filosofía de Yamaha, que trata no sólo de formar músicos, sino personas en las que desarrollar todo su potencial creativo. Los niños juegan, se mueven, cantan, componen, no tienen presión y pasan de la práctica a la teoría de forma natural. Los resultados se vieron ayer. Una tarde familiar explosivamente musical… Mi enhorabuena a las escuelas, especialmente a las de España, como  Enclave, donde di mis primeros pasos profesionales en este campo, aunque luego cambiase de rumbo.Y un beso enorme para su alma, mi buena amiga,  Carmen, una persona tan llena de ilusión contagiosa, que es capaz de todo lo que se propone. ¡Gracias!!!

Nuestro día

Pregunté por Don Crescencio, y me dijeron que las chicas de octavo ya se habían ido. Le dije a su madre que no, que yo era maestra…Y así fue mi entrada en este mundo de la enseñanza. Por la puerta de una casa de pueblo, preguntando por el director, sin más conocimientos de la vida rural ( ni de ninguna otra…)  que alguna que otra fiesta en el pueblo de mi madre. Allí te morirás, me dijeron mis amigos. No me desanimé.

La escuela estaba al lado de la plaza y separada del colegio principal. Me dieron la llave: Esa es tu escuela. Así de simple. Y nadie vino a organizarme nada. Hace unos años, las jóvenes éramos   adultas para todo. Tú te buscabas la vida, la pensión, lo que fuera. Tú eras la dueña y la responsable de tu vida. No teníamos móviles. Por la noche llamabas a tu casa desde la cabina de la plaza del pueblo. “Todo ha ido bien”. Y punto. A trabajar.

Después vinieron otras escuelas, otros colegios, otros alumnos, grandes, jóvenes, pequeños, diminutos…

El lunes se celebra el día del maestro, o del “Docente”.Siempre es para mí un día de recuerdos. Mis fantásticos pueblos, mis grandes amigas a las que he conocido en la escuela… Mis enormes esperanzas y mi amor por la Escuela Pública a pesar de todo…

El pájaro

Aunque aquí una se las quiera dar de de cada vez más racional, a veces se soprende una misma “yéndose por los cerros de Ubeda” hasta que la razón viene a rescatarte:

Hoy descubrimos un pájaro muerto en el aula…¿Qué puede significar eso? pregunté con cierto pesimismo y reminiscencias de mal presagio. En mi casa, la respuesta no se hizo esperar: “Ufff… eso significa exactamente: un pájaro-muerto-en-el aula. Ni más ni menos”. Me dijeron con sorna.  

Tengo que añadir que en mi aula entran pájaros, sapitos cuando llueve, langostos, abejas, mariposas…etc etc. Así es que me creí convencida hasta que volví a descubirme diciendo esto  en el coche: “Creo que el pájaro muerto significa que una parte antigua de mí ha muerto  y empiezo una vida nueva.”  Me miraron con cara extraña…. No es racional, lo sé. Pero es optimista. Eso es innegable.

El Correo del Bosque

Los niños son los únicos seres por los que la especie humana me parece perdonable. Son ellos los que tras leer la prensa te pueden hacer cambiar de opinión sobre la naturaleza del mundo. Ayer estuvimos leyendo en la escuela un pequeño artículo de un periódico fantástico: El correo del bosque. Era un ejercicio de práctica de lectura, y en el artículo se hablaba sobre una fiesta que se iba a celebrar con ayuda de todos los animales, y en la que entre otras cosas, se organizaría un concurso de galletas gigantes. Al terminar de leerlo todo, y preguntándole yo si  lo estaba entendiendo, una pequeña alumna me respondió: “¿Pero esto se va a a celebrar de verdad en el bosque? ” Entiendo la lógica de la niña: si es un periódico, es un periódico. Nunca me dejara de sorprender esta  inocencia.

Vuelta a la Edad Media

Si a veces una se deleita yendo al cine, otras veces no hay más remedio que espantarse ante tanta cosa rara que se lee y se siente últimamente en nuestro país. Confieso que siento miedo cuando leo a gente como a este Demetrio, luego leí los comentarios más abajo y no tuve más remedio que reirme…

“La incitación a la fornicación es continua en los medios de comunicación, en el cine, en la televisión, incluso hasta en algunas escuelas de Secundaria,  dentro de los programas escolares”, ha asegurado en su carta semanal Demetrio Fernández. (Obispo de Córdoba)

http://www.elcorreoweb.es/andalucia/138610/obispo/cordoba/acusa/escuelas/incitar/fornicacion

http://www.elcorreoweb.es/andalucia/079125/arzobispo/granada/mujer/aborta/varon/abusar

Comentario:JuanmaUS  |  13-01-2012 20:02:15:

“A mi me han incitado y por eso he tenido que fornicar día y noche sin parar”, 

Nader y Simin

Siempre que escribo sobre cine, lo hago bajo la perspectiva de mis emociones, que son la esencia de este blog, sin más pretensiones que las de conectar con los demás y compartir. Bajo esta perspectiva comento y recomiendo esta maravillosa película: Jodaeiye Nader az Simin ( Nader y Simin, una separación) Asghar Farady. 2011. 

 Cuando decidí ir a la filmoteca para ver esta película iraní, esperé encontrarme con un drama político, quizás religioso, un gran tema social sobre Irán lleno de los tópicos que todos conocemos. No resultó ser nada de eso, o quizás todo eso a la vez, resumido en una historia cotidiana, un drama de cada día, pero en otro país, con su entramado social particular, tan lejano…y tan cercano a la vez…

Nader y Simin es la historia de una separación, aunque es mucho más que eso, quizás sólo un pretexto humano más, para ver los efectos de la  justicia,  la religión, la  familia,  educación, roles, orgullos, rencores, pobreza, enfermedad, dinero, y todo bajo el prisma de esa separación, esa guerra emocional  que acaba imponiendose en las relaciones rotas,  provocando devastadores efectos colaterales en los que  la paz se impone al final, sobre los cadaveres que han sembrado los dos bandos. Al menos, así lo veo yo. No resultó ser diferente en Irán y en la historia que nos propone Asghar Farady, tan real, tan impactante, tan envolvente, que no me  pareció una película, sino un fragmento doloroso de la vida que nos iba entrando por los ojos a todos los que estábamos en la sala,  y nos iba quemando el corazón.

Sin duda, es de lo mejor que he visto en los últimos tiempos: Unas interpretaciones maravillosas, unos personajes que explican la historia por sí mismos, un guión fantástico, un final…que nos hizo a todos esperar hasta que nos tuvimos que levantar sin una respuesta, o con la respuesta que cada uno quiso para sí, bajo sus conclusiones, o bajo sus emociones. Un final sin victorias…