Castaños centenarios

“Las bellezas de Extremadura no se revelan a los apresurados” (Thorton Wilder)

Quizás sea  la madurez, cuando empiezo a “frenar” en mi veloz carrera por la vida, la que me esté haciendo enamorarme cada vez más de mi Extremadura. Aunque todos amamos, de alguna u otra forma, el sitio en el que nacemos, llega un momento en el que puedes sentir verdadera pasión, y no me refiero a ese absurdo amor desmesurado que lleva a algunos fanáticos a desmerecer al resto del mundo en favor del minúsculo pueblo al que pertenecen. Es un amor más generoso, que te lleva a querer compartir con los demás todo aquello de lo que disfrutas día a día porque te parece un tesoro digno de despertar la admiración de los demás. Soy consciente de que nací en un paraíso natural, pero hasta ahora no he sabido realmente admirarlo en toda su dimensión.

Hoy, visité los castaños centenarios de Castañar de Ibor. Pude sentarme al lado de un gran “abuelo”  de setecientos años bajo la quietud, el silencio y una brisa que ya sabe a primavera. He sabido que esa comarca, la de las Villuercas, ha sido reconocida como  “Geoparque Villuercas, Ibores, Jara” por la Red Europea de geoparques. Los que estamos más cerca podremos disfrutarlo, los que están más lejos, que busquen en el mapa. Es sin duda,  un paraíso.

 

2 pensamientos en “Castaños centenarios

  1. Soy de Cáceres, que ya es bella de por sí, pero es que además, está rodeada de magníficos pueblos y zonas naturales. Es impresionante, de verdad. No es pasión de cacereña…ja ja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s