La tiña

La envidia es como un veneno que trata de paralizar al oponente, con la diferencia de que no es necesario oponente alguno, porque la propia persona envidiosa es a sí misma su primer y más ciego enemigo. Lo más antiestético de los envidiosos es que no pueden disimularlo, y  se les ve el plumero, lo cual es  bastante vergonzoso.  Ya lo decía mi abuela: ” Si la envidia fuera tiña, cuántos tiñosos habría.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s