Dimensiones

Contigo aprendí a tomarle las medidas al mundo:

Resultó ser el planeta más ancho.

El dolor más pequeño.

La paz un estado emocional.

El pasado un borrador.

El futuro una dimensión llena de luz

que no tapan los obstáculos.

¡Feliz aniversario!!!

Libros= placer

En cada reunión de maestros, o de personas relacionadas con la enseñanza, surge siempre el tema de cómo fomentar la lectura en los niños y jóvenes. Si alguien tuviera la llave mágica, ya nos habríamos enterado. Por mi parte, no dejo de experimentar y analizar los resultados que obtengo cada día y cada año, y sí que hay una cosa que tengo clara, y que si no se cumple, la lectura  no funciona:

Lectura= placer

Cuando mi madre me llevaba al dentista, que para mí era sinónimo de dolor,  me compraba un pequeño juguete y un cuento. El cuento para la sala de espera y el juguetito después, para el dolor, otros días al contrario. El consuelo del dentista era el cuento, y me hice una colección preciosa que fui juntando con auténtico placer. Creo que asocié libros a juguetes, y que llegó un momento que no distinguí entre unos y otros, y que ocuparon el mismo lugar, también el mismo lugar físico.

Al observar las fotografías que he hecho a mis alumnos durante la semana del libro, me he dado cuenta de que tengo la ” bilbioteca” dentro del espacio de los juguetes. Ni siquiera ha sido una decisión meditada. Los tengo ahí desde siempre, pero es porque mi percepción de los libros está entre los rincones del placer.  Observo y veo como los niños pasan de la cocinita al cuento, del cuento a los coches, y  de nuevo al cuento, y a las construcciones, es decir:  son juguetes. Cuando no están, los echan de menos. Cuando están muy leídos, los cambiamos.

Alguien podría decirme que los libros merecen un respeto, pero yo creo que el respeto que merecen los libros es el de ser leídos, si no, no tienen sentido. Lo mismo  pienso de  las escuelas en las que me encontré con los instrumentos musicales  bajo llave: los saqué inmediatamente y los mandé a ser manoseados y tocados, que para eso fueron hechos. Tanto unos como otros, si se convierten en instrumentos de aprendizaje a los ojos de los niños,  y se los utiliza en un ambiente demasiado “académico” creo que nunca formarán parte de sus juegos. Si son un juguete, implícitamente conllevarán aprendizaje. Como siempre, cada cual habla desde su experiencia. Esta es la mía.

Opción: enviar a

Una vez envié un correo, dirigido a una amiga, a mi profesor de un curso de escritura. Tuve que pedir rápidamente disculpas, y me sentí fatal, porque  en él ponía verde  a un “gilipollas” al que el profesor ni conocía ni de él  tenía noticias. Lo que sí quedó claro era mi posición como escritora deslenguada. Al comentarlo, escuché lo que otros hicieron, y no se quedaron atrás:

Una de mis amigas, respondió a una carta de amor en la opción: “enviar a todos.” ( Puedo ver   la cara del  jefe, compañeros, primos y demás familia…)

Imagino que habrá mil anécdotas de este tipo. Y todo esto viene al caso, porque esta semana, una de mis compañeras envió  a su marido un precioso mensaje  de móvil, con un corazoncito y un “te quiero guapi”  que le llegó…a otra compañera.  Ufff… 

Feliz findepuente

Confusiones

Algunas personas somos de risa facil, siempre dispuestas para un festejo, preparadas para celebrar cualquier cosa, aunque no haya ningún motivo. Podemos cerrar la puerta con la casa llena de problemas y rascarnos el bolsillo para ir al fin del mundo con dos monedas. Cuando volvemos, nos espera el mismo coche pequeño y modesto, la misma vida sencilla.

Me sorprendo, a veces, cuando la gente me dice: ” Es que yo tengo muchos problemas” . No lo dudo. No compito con nadie. Pero quizás yo tenga los mismos o más. Ni siquiera es cuestión de actitud, quizás sólo de personalidad, y ahí tampoco tenemos tanta responsabilidad. Se trata de hacer brillar lo que tienes. Y hay quien se deslumbra y se confunde. Puedo estar muriéndome, pero si me invitan a una fiesta, seguro que voy.  Juzgue quien me juzgue. Cuestión de supervivencia, también.

Verdaderas, verdadero

La amistad crece, madura, y a veces, cuando llega a ese punto de altitud toma un camino diferente al nuestro. Me lo dijo una vez una buena amiga: ” No te preocupes, ahora simplemente vamos por caminos diferentes, ya nos encontraremos” y nos volvimos a encontrar al cabo de los años, y  ahora volvemos a estar en ondas diferentes.No hablo de encuentros físicos, sino encuentros en su máxima dimensión, en la que abarca la palabra amiga o  amigo. Las amistades duraderas se caracterizan precisamente por eso, porque superan los caminos diferentes, las visicitudes, los desencuentros. Cuando descuelgas el teléfono, ahí está tu amiga, tu amigo. Cuando escribes un correo, ahí hay una respuesta. Pero por el camino también perdemos a gente que consideramos importante. Dicen que no sabemos dónde van los amores cuando acaban, los besos que no se dan. Yo tampoco sé dónde va la amistad que se pierde. Guardo en mi corazón la ausencia de algunas amistades perdidas.Quizás no las cuidé,  o no me cuidaron ellas a mí  ¿Es que no fueron verdaderas? Creo que sí, quiero pensar que están, como dijo mi amiga, en un camino diferente, y que en algún otro momento, volveremos a reencontrarnos. O no, quizás de algunas sólo me quede el recuerdo. Y los recuerdos son mudables, prestos a engaño, y al final, ni siquiera sabes sin son verdaderos.

LIBROS

“Hay amores grandes y diminutos, enormes y frágiles, ásperos, terribles y dulces; hay amores tiernos y obscenos, ridículos y sofisticados; hay amores llenos de aristas, amores redonditos y amores que vuelan; hay amores elegantes y armoniosos y hay amores repulsivos y grotescos; amores tortuosos, insensatos, impacientes y amores brillantes, originales y lúcidos; repentinos y lentos, condenados y puros; amores que redimen y amores que matan. Pero todos, todos… están llenos de palabras. ¿Pues cómo podríamos amar sin palabras, seducir sin palabras?” 

(Palabras de amor de Shakespeare. Denise Despeiroux)