La conquista del espacio

Hemos recorrido un largo trecho. Los pasos son diminutos, como toques de campanillas; si estuvieran en la nieve, probablemente ni dejarían huella de  livianos que son. Miramos hacia atrás y contemplamos la puerta de la habitación como un punto en la lejanía del camino. Después hay que volver, y no podemos perder energías en esfuerzos vanos, así es que damos la vuelta y nos encaminamos  de nuevo hacia el punto de partida. Al llegar, sentimos el triunfo del corredor, gozamos de la meta. Son los primeros pasos de mi madre por el espacio del pasillo,  fuera de su habitación, tras largos meses de inmovilidad. Toda una conquista.

4 pensamientos en “La conquista del espacio

  1. Pilar, me alegro muchísimo de ese logro y de la mejoría que supone en todos los aspectos. Un beso para tí y otro para Carmen, esa gran señora que es tu madre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s