Libros= placer

En cada reunión de maestros, o de personas relacionadas con la enseñanza, surge siempre el tema de cómo fomentar la lectura en los niños y jóvenes. Si alguien tuviera la llave mágica, ya nos habríamos enterado. Por mi parte, no dejo de experimentar y analizar los resultados que obtengo cada día y cada año, y sí que hay una cosa que tengo clara, y que si no se cumple, la lectura  no funciona:

Lectura= placer

Cuando mi madre me llevaba al dentista, que para mí era sinónimo de dolor,  me compraba un pequeño juguete y un cuento. El cuento para la sala de espera y el juguetito después, para el dolor, otros días al contrario. El consuelo del dentista era el cuento, y me hice una colección preciosa que fui juntando con auténtico placer. Creo que asocié libros a juguetes, y que llegó un momento que no distinguí entre unos y otros, y que ocuparon el mismo lugar, también el mismo lugar físico.

Al observar las fotografías que he hecho a mis alumnos durante la semana del libro, me he dado cuenta de que tengo la ” bilbioteca” dentro del espacio de los juguetes. Ni siquiera ha sido una decisión meditada. Los tengo ahí desde siempre, pero es porque mi percepción de los libros está entre los rincones del placer.  Observo y veo como los niños pasan de la cocinita al cuento, del cuento a los coches, y  de nuevo al cuento, y a las construcciones, es decir:  son juguetes. Cuando no están, los echan de menos. Cuando están muy leídos, los cambiamos.

Alguien podría decirme que los libros merecen un respeto, pero yo creo que el respeto que merecen los libros es el de ser leídos, si no, no tienen sentido. Lo mismo  pienso de  las escuelas en las que me encontré con los instrumentos musicales  bajo llave: los saqué inmediatamente y los mandé a ser manoseados y tocados, que para eso fueron hechos. Tanto unos como otros, si se convierten en instrumentos de aprendizaje a los ojos de los niños,  y se los utiliza en un ambiente demasiado “académico” creo que nunca formarán parte de sus juegos. Si son un juguete, implícitamente conllevarán aprendizaje. Como siempre, cada cual habla desde su experiencia. Esta es la mía.

Un pensamiento en “Libros= placer

  1. Estoy de acuerdo en que la lectura es un gran placer al menos para mi. Cada niño es un mundo, y para que la lectura se convierta en un placer y un juego,el adulto tiene que saber que libro le motiva a cada niño, en cada una de sus etapas de crecimiento para su total desarrollo y aprendizaje. Y por supuesto siempre al lado de los juegos.

    Besote

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s