Una copita

Este fin de semana estuvimos de WOMAD en mi ciudad. Ha sido como volver hacia tiempos memorables de más juventud,  y no ha sido por la música, ni por el sonido de los tambores. Ha sido por la botellita de whisky, o ron,  que alguien llevaba en la mochila para echarnos en los refrescos y poder tomarte una copilla económica. Me vino a la memoria la imagen de mis amigas y yo, hace años,  en la playa haciendo lo mismo. Una de nosotras no participaba y se tomaba la copa entera pagando a tocateja lo que nos parecía un dineral. ” Es que me da vergüenza hacer eso” decía, con todo el derecho del mundo. Pero nosotros llegamos a la conclusión de que no era vergüenza lo que nos faltaba a las demás, sino euros. Este WOMAD, se volvió a llenar la plaza de “sinvergüenzas” de todas las edades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s