¿Quiénes serán los próximos?

Recuerdo estar paseando por una calle de Madrid y ver un cartel xenófobo en el que un grupo de inmigrantes esperaban en la fila del médico, mientras otras personas del país esperaban turno. El cartel comentaba algo así como te están quitando el sitio, y bla, bla, bla…

A mí, provinciana como soy, el cartel me dejó sin habla, e incluso hubo que arrancarme del lugar porque me quedé petrificada delante de él, pensando en cómo alguien, o algún grupo, podía hacer una ostentaciónde xenófoba  semejante en medio de un país democrático y en pleno siglo XXI. El problema más grande es que esta propaganda empezó a calar entre cierta gente. Es decir, no son los ricos y poderosos, y los explotadores y ladrones de alto nivel  los que te aplastan el cuello y te quitan el sitio,  son los inmigrantes, según ellos… vaya…hay que ser brutos para que un mensaje así haga mella  en nosotros. El caso es que ahora el gobierno acaba de dar respuesta a esos mensajes, muy astutamente y aprovechando una crisis,  en forma de recortes de derechos sanitarios a los inmigrantes sin papeles. Nada, se quedan sin asistencia o al libre albedrío del médico o médica, o asistente o …. no quiero ni pensarlo….Más de una vez he escuchado la excusa que otros países europeos lo hacen. ¿Y qué? Todo lo que sea recortes de derechos nos hace menos humanos, y menos sociales y  nos obliga a retroceder. Cada vez estoy más perpleja. ¿Quiénes serán o seremos los próximos?  Y eso que  me cuento entre la gente optimista y positiva.

El final del verano

El verano ha sido enriquecedor. Un tiempo de reflexión, de crecimiento y de luz.  Este verano empecé mi serie de entradas con pinturas de artistas que me gustan. Todas se titulan “un poco” porque todas me sugieren un poco de algo importante. Alguien dijo que lo peor es tener “un poco” de talento.  Yo añadiría que lo mismo pasa en todos los aspectos de la vida: un poco de suerte, un poco de amor, un poco de oportunidades,un poco de arte, un poco de algo  nunca es  suficiente para nadie.  Yo nunca me conformé con un ” poco” de nada. Y de lo único que he conseguido abundancia ha sido en el amor. Así es que no me quejo. Pero quizás todos los ” un poco” juntos, puedan sumar algo grande.

Son tiempos difíciles, pero hay que pisar el otoño con un poco de fuerza y con un poco esperanza.

La feria de Málaga

Aunque he conocido otras ferias de Andalucía, quizás la que más he disfrutado hasta ahora, ha sido la feria de Málaga. Han hecho falta muchos años para que vuelva a vestirme de lunares y vuelva a hacerme el moño.Y esta feria me ha dado esa nueva oportunidad.  La sensación de alegría, la emoción que siento, es difícil de explicar. Tantos son los sentimientos que me produce  vestir este traje y todo lo que significa. Tanta ilusión pasear con él, beber el rico vino de Málaga, bailar y disfrutar de la noche, la música y la alegría del verano. Gracias a mis amigos, M y E. por compartir conmigo su amistad, su hospitalidad, su alegría y su feria.  

Pobrecímetro

Creo que para que te den los cuatrocientos euros famosos que tanta polémica están causando entre la “pobrería” ( me parece que  en Sotogrande no se habla de ello),  tienes que ser sometido al pobrecímetro. El aparato detecta si tu “papa” y tu “mama” tienen sitio para ti en la mesa camila, si les cabe una cama de noventa para ti en el piso, si podéis hacer cola para hacer pis por las mañanas  y si el frigorífico tiene sitio para tu merendera. Después te hacen una analítica y si detectan signos de hambre, sólo y entonces te los dan. Más o menos eso es lo que yo he entendido. En resumen.

Groseros

Me gustaría pensar que la crisis convierte a la gente en más solidaria, pero creo que esto es sólo una idea romántica más. Crece la crispación general y en cuanto surge una pequeña diferencia de ideas, aparece la grosería. La grosería se instaura como sistema de defensa. Ataco porque me siento mal y como me siento mal, todos mis actos  hacia los demás están justificados. Casualmente me he topado con algunos casos de groseros a mi alrededor. Personas frustradas por la situación que vivimos. Si contestas, eres una maleducada, si no contestas eres tonta y pueden seguir agrediéndote para su satisfacción personal. Trabajadores contra trabajadores. Ese es el resultado. Estamos apañados…

Cada vez cierro más mi círculo de amistad. Probablemente me vea algún día en una pecera con tres o cuatro peces más, surgidos de la selección natural que produce la decepción. A mi lado, el pez de colores que me hace recuperar la perspectiva y la fe en la vida y en los seres humanos. Mis pececitos …y basta de contar. Así es la madurez, en estos tiempos.