Cosas de mi ciudad

Estuve esperando a que la dueña de la tienda terminase de hablar con sus anteriores clientes. Pero sin darme cuenta, acabé inmersa en la conversación y como miembro activo de ella. Son cosas que pasan en mi ciudad… Al lado del mostrador había un ordenador y en la pantalla, un mensaje de correo electrónico: “enviado”. La dueña lo abrió, y nos leyó su contenido. Era una carta dirigida a su hijo, un joven estudiante que residía a muchos kilómetros.  ( Entiéndase el término ” muchos” en las proporciones del amor materno) . La mujer le enviaba mucho ánimo y otras palabras de cariño al joven para que con ellas se enfrentase a un examen. La respuesta del chico, que también se nos mostró,  era un mensaje de máximo agradecimiento hacia su madre. Al final, acabamos todos con lágrimas en los ojos. Y todos dijimos  que la comprendíamos, y sorbiéndonos los mocos, pagamos los artículos  que íbamos  a comprar y que  finalmente nos fueron  entregados.

6 pensamientos en “Cosas de mi ciudad

  1. ¿No te habrá pasado en la librería del barrio, verdad?
    Es que yo viví la misma situación ayer y por el mismo motivo. ¡Que casualidad!
    Besos

  2. Qué bello compartir entre todos. Me alegra ver que se compartan sentimientos y que las personas nosvayamos permitiendo ser vulnerables.
    Besazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s