Los primeros días de otoño

En estos días de otoño recuerda a sus niños, y cómo tenía que convencerlos  para irse a la cama temprano, explicándoles  que el verano ya se había ido. Bajaba las persianas, a pesar de sus protestas, y les decía que ya era hora de dormir. Cuando todos estaban tapados empezaba a contarles  un cuento, y se despedía de ellos apagando la luz  entre ruidos y toses, risas y besos. ” ¿Te he contado cómo dormía a mis niños en estas tardes de lluvia?” Le dije que sí, que ya me lo había contado. En realidad, me lo había contado hacía cinco minutos. Pero volvió a repetírmelo, aunque esta vez habló de cómo crecieron, se casaron y se fueron. Las dos hijas se le murieron de esa enfermedad que ella llama ” de ahora”, y los dos hijos son los que vienen a verla de vez en cuando.  Se quedó muy pensativa mirando a través de la cristalera de la cafetería. Y cuando comencé a hablar con mi madre, ella nos interrumpió de repente: “¿ Te he contado cómo dormía a mis niños en estos días de otoño?” La escuchamos de nuevo, y me dije que escribiría aquí el sueño infinito de esos niños, capaz de traspasar el tiempo, y  hacer revivir unos días simples de maternidad, tan poco importantes cuando suceden y tan memorables y nostálgicos a través de los años,  en la mente de una madre anciana.

Un pensamiento en “Los primeros días de otoño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s