La caja mágica

Como ya no hay niños pequeños en casa, no hay mucho interés por los decorados navideños: el árbol, el  “Belén” han pasado a un segundo plano, y ahora los adultos somos los que nos dedicamos a estas cosas. Este año, por lo tanto, me relajé y no preparé todo durante el puente, como hice en  años anteriores. Pensé que a nadie le importaría mucho que me dedicara a otros menesteres como ir al teatro, viajar o divertirme, olvidándome de la mágica caja de navidad, que con sus tesoros brillantes  bien podía esperar… Pero no,  anoche se escucharon las primeras voces reivindicativas : ” ¿ Eh? ¿ Y el árbol? ¿ Y el Belén? ¿ Las cosas????”No pude menos que sonreír.

No hay nada como una huelga de brazos cruzados en casa para que lo común se vuelva especial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s