Corazón de té

Unos buenos amigos me han regalado una tetera de cristal. Puede ponerse sobre un pequeño soporte que encierra una velita para mantener el té caliente. Me fasciné la primera vez que la vi en su casa, en Holanda, y me han regalado una preciosa, con el mismo sistema. Es tan frágil y bonita que me da miedo romperla, y por ahora, la tengo en la estantería. Su transparencia y delicadeza me reflejan los sentimientos de las personas que me la han regalado. Son tan extraños los objetos y su simbología, tan misteriosas las emociones que puede producirte un regalo, tan sorprendentes los sentimientos que puede transmitirte un objeto simple regalado desde el corazón…

Por ahora, no quiero usar mi tetera nueva de cristal, no ahora que estoy trabajando y corro durante todo el día con ella en la mano, y me he comprado otra, más simple, que tiene un pájaro en la tapadera, un pájaro como una estatuilla a punto de echarse a volar. Miro mi pequeñez humana a través de la fascinación que me producen ciertos objetos simples, que no son joyas, ni extravagancias caras. Sólo objetos como éste, dispuesto a guardar, encerrados en su corazón caliente, un montón de sentimientos difíciles de explicar…

Un pensamiento en “Corazón de té

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s