CAT

En medio de el trajín del día a día, nuestra gata, Mafalda, se sienta de cara a la pared y la mira fijamente. Poco a poco va acaparando nuestra atención, y uno a uno nos vamos fijando en ella. ¡Qué paz, madre mía! Tiene trabajo fijo: dormir y hacernos compañía, comida asegurada, caricias regaladas, manta, calefacción, pocas preocupaciones o ninguna e intimidad cuando no quiere ver a nadie. En cuanto a su libertad, no creo que esté más coartada que la de cualquiera en nuestros días.  En medio de los quehaceres diarios, ella se aparta indignada por haberla molestado y gasta unos minutos mirando fijamente a la pared.

Medita, he pensado yo… No, está descubriendo una nueva teoría de la relatividad, dice alguien,  y piensa qué pasaría si pudiera transcribir los pensamientos. No tiene pensamientos, dice  alguien más. Quizás oye música con auriculares internos, opina el último. Quién sabe. Tan pequeña y tan pasando del mundo que, a veces, una piensa…¡ Quién fuera gato!

Appel-Circus-3-3

Circus. Karel Appel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s