CASTRADOS

Las madres de las mujeres, creo  que conservan mejor la objetividad, y son, o somos, incluso excesivamente críticas con nuestras hijas. Sin embargo… las madres de los hombres, por lo que veo, pierden absolutamente el sentido de la objetividad. Estoy a punto de ser una de ellas, y ya me noto los síntomas, aunque espero que no sean tan graves como los que observo a mi alrededor:

He visto a una madre hablar claramente sobre lo poco que le importaba que su hijo rompiera su matrimonio, con tal de que se trasladara a una ciudad más cerca de ella. Incrédula, volví a preguntar, a ver si no había entendido, pero no… lo había entendido perfectamente. No podía vivir sin su hijo.

He visto a una madre disculpar a su hijo, claramente infiel, bajo la justificación : ” Sólo busca lo que ella no sabe darle”y también quedé perpleja.

He escuchado en la televisión los gritos de la madre de un asesino pidiendo clemencia para su niño, claramente inocente ante sus ojos…

No sé lo que me deparará la vida. Ser madre implica ser humilde, y como dicen en mi tierra ” no escupir hacia arriba que te cae”. Posiblemente, en el futuro, sea como ellas, pero pido a dios que no, que me conserve la cordura, no ya por mí, sino por él, por su felicidad. Hay amores peligrosos y  dañinos.

sombra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s