ANTÍDOTO

No me importa que la palabra amor, a fuerza de verse involucrada en diferentes edulcorantes artificiales, suene vacía, pero a mí no me importa y  me convence totalmente.

Creo en el poder del amor como la mayor de las terapias y métodos de aprendizaje. Creo en el poder de una  palabra amable, de la ternura como camino  para conseguir lo mejor de uno mismo y de los demás. Creo en la fuerza de un abrazo, de una caricia, de una palabra de comprensión y de cariño.

Aunque todo alrededor diga lo contrario, pienso que cada cual  debe creer en lo que le dicta su corazón a pesar de las dificultades, y aun sabiendo que no se puede controlar todo…

Los que estamos en contacto diario con niños pequeños conocemos el poder de la sonrisa, de una caricia en la mano, de una palabra suave. Es, a veces, milagroso. Y casi nunca utilizamos eso entre nosotros, entre adultos. Es fácil pensar que utilizar el cariño o la ternura te hace débil, pero es la violencia en todas sus formas de expresión la que nos hace débiles e inseguros, enfermos de cuerpo y alma.  La violencia  es un veneno difícil de elimniar y el amor es el único antídoto.

2 pensamientos en “ANTÍDOTO

  1. Tenemos mucho miedo de amar y mucha pero que mucha vergüenza de hablar de amor y mostrar nuestra vulnerabilidad.

    Abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s