COPIETEAR

Recuerdo  una falda de cuadros que me compró mi madre, y que yo estrené una tarde llena de felicidad, dando volteretas sin cesar. Al día siguiente, una de mis amigas se compró una igual. Mi madre sonreía, pero no le dimos importancia. Otro día, fue un vestido rojo de lunares. Pues, este vestido de lunares, apareció también encima de otra amiga, otro día. Mi madre ya no sonreía, decía que era un poco feo comprarse la misma ropa que los  demás. Pero en mi casa, ya se quedó como una broma esa costumbre del ” copieteo”. Después, observé que ocurría lo mismo con mi hija. Ella se enfadaba un poco, y yo no daba crédito… y ahora que me dan igual esas cosas, pasada la infancia y el celo maternal, me encuentro con cosas parecidas.

Alguien que sigue mi blog, encontró una versión de  ” té, chocolate, café” en twitter. El nombre no importa, pero también repetía mis palabras. Y no, no es mía.  Tengo también un blog infantil que ha sido copiado con exactitud extrema. No sé, no sé cómo definir lo que siento, pero, por supuesto,  un poco de frustración… una sensación extraña.

Imagen

2 pensamientos en “COPIETEAR

  1. Ja, ja ! pues, como dicen aqui..” plagiarism is a form of flattery” el copiarte, es una forma de halagarte” .Por cierto, espero que no fuera yo quien te copiaba todo…pero tenias tanto que envidiar…!. Si fui yo, perdona…y consideralo un halago! x

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s