El sorteo

Aunque ya tiene veinte años, me contó que recordaba perfectamente y con emoción, la anécdota de su maestra de primero de primaria. Doña Rosi era una maestra de la antigua escuela, con algunos métodos rígidos, pero una persona de grandes afectos.

Ese día, la niña acudió al colegio nerviosa y excitada por la llegada de su nuevo hermanito.Tenía seis años y se consideraba alguien muy especial por ese acontecimiento. Era viernes, día de ” sorteo de cuento” en el aula. Nunca le tocaba el dichoso cuento, pero siempre ponía mucha ilusión en este momento, como todos los niños y niñas. Ese día en concreto, se sorteaba un título sugerente: “Tengo un hermanito” y mientras “Doña Rosi” paseaba arriba y abajo preparando el sorteo, en un momento se inclinó hacia ella y le susurró cerca de su pequeña oreja infantil: ” Mi número preferido es el dos.”

Ese día, a la niña le tocó el cuento.

Aunque ya tiene veinte años, dice que siempre, siempre recordará a “Doña Rosi.” Y es que, a veces,para los niños, los pequeños gestos valen más que las grandes hazañas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s