Horrores e intimidades

Hoy me comentaba mi tío  que el horror del secuestro de las tres chicas de Estados Unidos , es un delito difícil de llevar a cabo en España. Me explicó por qué, y que lo había pensado, además de escuchar la reflexión de algún periodista. Se refiere a que  el vecindario español, con su cotilleo tradicional, hubieran dado al traste con la intimidad de este hombre en su casa. Rápidamente en el comercio, en el parque, en el gimnasio  de al lado, se hubieran escuchado comentarios del tipo:

” Ese tío  compra  muchas  garrafas  de agua ¿para qué las querrá? ; ¿Y no pensáis que llega muy tarde por las noches? ; Fulanita ha pasado por allí y dice que se oyen ruidos por las noches;  Es muy raro… la última chica que entró era morena y anoche vino con una rubia. Entraron a las diez y la chica no salió en toda la noche… ”  etc etc etc.

Es la primera vez que una reflexión sobre uno de nuestros vicios nacionales hace que me  resulte un poco útil, e incluso beneficioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s