Pincho

El otro día, alguien me contó la historia de Pincho:

Pincho amanecía cada día en un lugar diferente. Vivía en una caravana, y disfrutaba de las luces, el sol, la lluvia y las atracciones de las ferias que visitaba con sus dueños. Pincho era feliz con su vida, madrugaba si le venía en gana, y si no, trasnochaba, presentándose en la puerta de su casa a las tantasde la mañana…y sus dueños, le abrían la puerta. Era un perro bueno y fiel. No podían reprocharle nada. Un buen día, sus dueños, una vez acabada la temporada de feria, decidieron comprarle una correa y pasearlo ” como hace la gente normal” ( me contaba su dueña ) y entonces pasearon a Pincho por la ciudad. Tras unos días de ” normalidad” a Pincho se le comenzaron a agarrotar las patas y dejó de andar, así es que lo llevaron al veterinario. Fue una sopresa… ¡ Pincho estaba deprimido!  era un perrito demasiado libre. Desde ese día, sus dueños decidieron no pasear a Pincho y dejarle con sus costumbres. Ahora vuelve a ser un perrito feliz. Cosas de la vida…

Un pensamiento en “Pincho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s