Luz

Dice un famoso poeta que el corazón tiene tantas habitaciones como una casa de putas…

He guardado la ropa de invierno, y con ella,   el alma encogida que me ha acompañado un  poco asustada y temblorosa durante los largos meses de frialdad. Poco a poco, voy abriendo las habitaciones de mi interior, esas que he mantenido cerradas a cal y canto durante años para no sufrir. Necesitaba poco a poco ir engrasando la llave de los recuerdos, para que al abrir las puertas no me entrara el viento helado y me congelara el alma. He descubierto, sin embargo, que algunas habitaciones guardan luz y calor y que el dolor, a veces, da paso a nuevas formas de vida. Hay que renacer a la luz, y esta noche de San Juan parece la noche perfecta para abrir todas las puertas y mirar hacia adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s