VUELTA A EMPEZAR

La escuela produce vértigo. Empezar hace ilusión y se siente también  preocupación. No son buenos momentos para la enseñanza. No son buenos momentos para la libertad. Pero cuando entras en el aula y se produce esa avalancha de energía, sonrisas, ilusiones, en incluso lágrimas, un impulso de vida te recorre por el cuerpo y te llega desde las venas hasta el corazón. Y es ahí, precisamente, en el corazón, donde finalmente descubres que estás en ese lugar  por algo. Que lates de forma especial, porque es tu esencia la que se mueve dentro de ti, la esencia que te llevó a ser maestra.

escuela-dominical2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s