Todo tiene su momento

Fui a la fimoteca a ver  Una vida sencilla (Tao jie). Hong Kong.2011.Una película entrañable. A día siguiente, en casa, puse un video: Tan lejos, tan cerca. Una película alemana. Me sorprendió escuchar como se recitaban los mismos  versos en las dos historias. Pensé que si lo escuchaba dos veces de forma tan insistente y casual, debía buscarlo. Y eso hice:

Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo:

Un tiempo  morir;
un tiempo para plantar,
y un tiempo para cosechar;
un tiempo para matar,
y un tiempo para sanar;
un tiempo para destruir,
y un tiempo  para reír;
un tiempo para estar de luto,
y un tiempo para saltar de gusto;
un tiempo para esparcir piedras,
y un tiempo para recogerlas;
un tiempo para abrazarse,
y un tiempo para despedirse;
un tiempo para intentar,
y un tiempo para desistir;
un tiempo para guardar,
y un tiempo para desechar;
un tiempo para rasgar,
y un tiempo para coser;
un tiempo para callar,
y un tiempo para hablar;
un tiempo para amar,
y un tiempo para odiar;
un tiempo para la guerra,
y un tiempo para la paz. ( Eclesiastes)

Tú, para siempre

El tiempo da peso a las esperanzas. Se imponen las realidades con sus nuevos besos y ternuras, por encima de las sorpresas, de las incertidumbres.

No importa que un día me consuma la fiebre, que no luzca mi mejor vestido. No importa que algún día sea como un suspiro de pétalos que se doblan con el peso del viento.

Esos brazos en los que confío vienen siempre a saciarme, y con ellos alzo el tallo, recompongo los pétalos, saco los colores y todo vuelve a ser perfume.

No importan las realidades, los problemas, las certezas. Hay una fuerza poderosa que está por encima de todo. Que nos une por encima de todo lo demás.

Una luz que envuelve toda la casa y a los que habitamos en ella.

Cuánto desconocía sobre el amor, compañero mío, y cuánto me has enseñado.

Las tres copas

La noche de Reyes, y como me enseñó mi padre, dejé, antes de acostarme, tres copitas con licor encima de  la mesa para que se la bebieran  sus majestades. Ya no hay niños en nuestra casa, pero jugamos con la magia que nos dejó el abuelo. Esta mañana, los Reyes se habían bebido los licores y habían dejado en las copas esa ilusión que necesitamos para comenzar el 2014.  También muchos regalos que hemos ido abriendo entre risas y sorpresas. El suelo era un aluvión de papeles revueltos entre nuestros pies. No importa el qué, importa que estamos ahí…

Mañana comenzaremos a recoger el árbol, las bolas, el belén y el cansancio de la fiestas. Vuelve la normalidad. No hay grandes propósitos, sólo continuar hacia adelante, adelante, adelante…

columpio grande

Queridos Reyes Magos

Queridos Reyes Magos:

Me gustaría seguir practicando el regalo de la paciencia, para:

Poder olvidar los agravios,  escuchar sólo aquello que me haga crecer, poder dar ejemplo a los que me siguen,levantarme cada vez que caigo y no veo la luz. Despertarme como hago cada mañana antes de que salga el sol, y tener en esos momentos un pensamiento lúcido que me haga dar pasos hacia adelante. Olvidar el pasado y que no sea una carga que me impida ver el presente.En definitiva:

Para amar sin complejos y sin  miedo a mi compañero, a mis hijos , a toda mi familia, a mis amigos y amigas. Y respetar y no juzgar a los que me rodean. Quiero fuerza y valor para seguir adelante sin perder el entusiasmo . Y eso es lo que me gustaría que me trajerais, más combustible para vivir, o mejor,  un manantial inagotable de Ilusión.

400513_A7U7CQLEPVDMRRQNFPJLRDNG41V4WA_ilusiones-rotas_H233028_L