Las tres copas

La noche de Reyes, y como me enseñó mi padre, dejé, antes de acostarme, tres copitas con licor encima de  la mesa para que se la bebieran  sus majestades. Ya no hay niños en nuestra casa, pero jugamos con la magia que nos dejó el abuelo. Esta mañana, los Reyes se habían bebido los licores y habían dejado en las copas esa ilusión que necesitamos para comenzar el 2014.  También muchos regalos que hemos ido abriendo entre risas y sorpresas. El suelo era un aluvión de papeles revueltos entre nuestros pies. No importa el qué, importa que estamos ahí…

Mañana comenzaremos a recoger el árbol, las bolas, el belén y el cansancio de la fiestas. Vuelve la normalidad. No hay grandes propósitos, sólo continuar hacia adelante, adelante, adelante…

columpio grande

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s