Bella durmiente

Perfenezco a esa generación educada en los posos del franquismo. Pudimos haber gozado de una escuela libre, que nos hubiera hecho crecer en libertad, igualdad, y otros principios que brillaban por su ausencia y que nos hubieran facilitado la vida a todos, mujeres y hombres. Pero no fue posible. Nada pudieron hacer todos los que lucharon por aquella otra escuela: acabaron con la boca cosida a dolor. Y nosotros, felices ignorantes,  crecimos con las primeras ideas que pregonaban que la letra con sangre no entra, como si fuera un gran descubrimiento español de los años setenta y ochenta… Solo cuando empezamos a salir del cascaron peninsular, vimos el desaguisado y dejamos de culparnos por esos errores que nos llevaban a tropezar una y otra vez sobre las mismas piedras…

Ahora, cuando escribo, pienso en  aquellas mentes “brillantes” que educaron durante generaciones niños y niñas machacados por los prejuicios y la falta de libertad. Esa escuela que tanto defienden los que nos quieren devolver a ella. No, con sangre no entran. Lo que las letras hacen con la sangre es salir. Es el dolor lo que nos ha hecho a muchos escribir. Despertar no ha sido un camino sencillo. Y ,a veces, incluso me parece que dormida se estaba mejor. A veces, el mundo duele de forma insoportable.

599px-flaming_june_by_fredrick_lord_leighton_1830-18963

Flaming June de Fredrick Lord Leighton (1830-1896)

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s