La escogida

He entrado en la tienda a comprar un objeto anodino y práctico, pero he salido de ella con una pequeña maceta también.Mi pequeña maceta estaba, junto a otras, en un estante de plantas donde también había botes de fertilizantes y semillas. Ella era igual a todas las demás que compartían el mismo espacio, todas ordenadas, unas delante y otras detrás. Al principio, elegí una más pequeña, pero de pronto, observé que muy cerca había otra más frondosa y verde. Dejé la que tenía en las manos y la cambié por la grande. Me dirigía ya a pagar, cuando sentí las punzadas de la imaginación haciéndome cosquillas entre las manos. Imaginé a mi planta saltando de alegría porque había sido “adoptada” para ir a una casa, mientras que sus hermanas se quedaban expectantes en busca de un destino aún incierto: algún regalo, algún capricho. Las imaginé diciéndose adiós con sus hojitas verdes, y deseándose una buena vida. Tanto me conté la historia que casi me siento mal por haber escogido la mejor. Desde ese momento, comencé a pensar en un próximo cuento infantil…Y es que, a veces, las historias me asaltan hasta haciendo la compra.

Childe Hassam (1859-1935)  Geraniums

Childe Hassam (1859-1935) Geraniums

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s