Todo es posible

Ayer una amiga me envió un brazo y yo, lógicamente, se lo devolví alegando que sólo me gustan los “brazos de gitano” y eso, si son de chocolate. No quedó ahí la cosa, sino que otra amiga me habló de un “cuco” que le dieron a  alguien en la piscina. Inmediatamente pensé en las sombrillas, las toallas, el agua azulina llena de flotadores infantiles, y a alguien abriendo su bolsa playera y mostrando el contenido: ” Mira, aquí lo traigo, es un reloj de cuco, da las horas con un precioso cantar, te lo regalo” . Pero no, no es que la gente se beba el tónico desmaquillante o la leche solar, y pierdan el norte. Es culpa de los teclados predictivos que se usan cuando se mandan mensajes, y  que pueden transformar el texto más serio del mundo, un abrazo o un susto…en un circo.

El circo azul. Marc Chagall.

El circo azul. Marc Chagall.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s