Delete

“Cristalina” escuché sobre mí. Imagino que pensando en esa incongruencia de fragilidad que me da la fortaleza. Ese muro por el que, sin embargo, cualquier resquicio del pasado puede colarse en forma de olor, palabra o mirada.

Me recuerdo limpiando frenéticamente los cristales donde se reflejaban los rostros de tantas mujeres. Los nombres en páginas rotas, con bolígrafos de colores. Las mentiras en poemas de lo cotidiano. Nombres sin rostros y rostros sin nombre. Direcciones sin asfaltos y calles sin dirección. En alguna ventana de cualquier lugar ocurría la herida. Y después, yo seguía limpiando los espejos llenos de rostros. Han pasado muchos años. No queda nadie de entonces, y sin embargo… A veces, siguen apareciendo rostros en los espejos. Restos  que se quedan en la piel, en forma de erupción crónica. En dolores absurdos, e insomnios pasajeros. Latidos como tambores, al despertar. Busco en mi ordenador, pero no encuentro la tecla “eliminar”.

christofer eckerber-mujer ante el espejo

christofer eckerber-mujer ante el espejo

Un pensamiento en “Delete

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s