Sin saber por qué

La felicidad es discreta, tanto, que casi siempre nos pasa desapercibida. La infelicidad, sin embargo, es ostentosa. Se engulle a sí misma y engulle a los demás. Me asustan las personas que gozan haciendo daño de forma gratuita, y que atacan cualquier destello de belleza en la vida de los demás. Como si cualquier forma del amor que no poseen, fuera un agravio en sus vidas. La infelicidad es peligrosa. Es autodestrucción y destrucción de lo que nos rodea. A veces, sin ningún motivo aparente, sin saber por qué, puedes convertirte en el objetivo de la infelicidad de alguien.  Y hasta que pase el temporal, solo cabe esperar, porque hasta responder resulta cansado y aburrido.

Stella Im Hultberg

Stella Im Hultberg

2 pensamientos en “Sin saber por qué

  1. Responder no tiene sentido, hace décadas que descubrí que es mejor apartarse elegantemente de su camino. Los llamo “los amigo tóxicos”. Por suerte no abundan y cada vez sostienen menos las máscaras frente a su verdadero rostro.
    Otro párrafo del corazón y para el corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s