La metamorfosis

Hoy desempolvé los muñecos, los cochecitos, los cestos con letras, las cajas registradoras, y un montón de juguetitos, disfraces y objetos infantiles variados. Moví las mesas y las sillas, coloqué los estantes, y  sudé la gota gorda porque hacía un calor de espanto. Desde las paredes, me sonrieron diferentes mujeres con mi rostro, desde marcos con fotos de distintos años,  siempre rodeada de niños y niñas, en un aula, en los festivales, en algún otro acto festivo. Mientras ordeno el caos, comienza a entrarme el gusanillo. Dejo poco a poco de ser la mujer del verano, para entrar en una nueva versión de mi misma, quizás más pura y transparente. Es entonces cuando empiezo a pensar en disfrazarme, en contar ese cuento que me ronda, en cantar esa canción, en hacer ese juego…  y los ojos empiezan a soltarme estrellitas de luz por los rincones oscuros.

Magaly Suárez. Mujer con mariposas

He subido las persianas para ver los tejados, el gato, los árboles, los pájaros. Aún no hay voces infantiles, pero llegarán muy pronto… El corazón empieza a latirme en el estómago, mientras recojo los dibujos que aún quedaron esparcidos por algún lugar, con muchos corazoncitos que llevan mi nombre y letras que dibujan “tequieros”. Cierro la puerta, y deseo volver. Ya no soy la misma que entró.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s