Schokolade

¿Me traerás chocolate, no? Le dije a mi marido antes de irse a Viena.

Cuando una cree haberlo probado todo, de repente, sientes de nuevo un sabor desconocido. ¡Es picante! Este nuevo placer oscuro de intensa fragancia me sabe a aventura. Mi chocolate es una pura metáfora de la vida…Gracias…

8813dc4f925bbc773cbcdd93db810573_720x600

GetAttachment.aspx-2

Foto: mi movil, mmm…

 

 

Una madre normal

Hoy leía en la red un artículo sobre una supermadre, que se ha hecho famosa porque fomenta la independencia de sus hijos. Vale. Me suena igual que el sexo en una “peli porno”. Todo es  fantástico para alguna gente “super” , y la realidad es que cada uno y cada una, somos madres y somos personas como podemos, y la vida nos deja serlo. No sé cómo se puede ser una madre super nada, cuando te has pasado la vida trabajando y llevando horarios imposibles hasta conseguir poner en orden una vida estable. Cómo se puede atender a las necesidades emocionales cuando las tuyas han luchado por sobrevivir al caos de la ausencia de una familia estable. Cómo ser todo esto que te exigen ser cuando has luchado sola  en una sociedad fiera que no te perdona un fallo. Soy la madre que he podido ser, he hecho lo que estaba en mi mano. Hay errores y hay aciertos. Dejadnos ser humanas, por favor. Dejadnos en paz con ese rollo de las supermamás, superprofesionales, superesposas. Lo único que soy es humana. Amo a mis hijos y hago lo que puedo. No puedo ni  quiero ser una mujer “súper”. Tengo ganas de vomitar.

madre luna

madre luna

¿Soy yo?

En casa tengo una tigresa de Bengala. Astuta, fiera, y cariñosa, cuando ella quiere serlo. El de una tigresa  es el tamaño que yo pienso que ella se imagina en sí misma, porque en la realidad, es una gata que no abulta nada. Eso sí, su carácter es el de una reina.

Por otro lado, está una pequeña, adorable, mimosa, juguetona y sociable perrita. Se te sube a las faldas como un ratoncito. Porque ése es el tamaño que pienso que ella cree que tiene, a juzgar por cómo se sube y juega, cuando en  realidad es una perra de tamaño considerable que impone cuando la ves. madrastra

Me pregunto si a los humanos nos pasará lo mismo:¿Pensaremos que somos un tigre de Bengala, o una dulce niña  y nos verán los demás de otra forma, nada parecida?

 

 

Gracias, amig@s

liebster-award-rojoMe hace mucha ilusión obtener este nuevo premio del Liebster Award rojo, por parte de Antoncaes https://antoncaes.wordpress,  amigo de la comunidad bloguera. Muchas gracias, amigo.Son muchas las satisfacciones que estoy teniendo este año por parte de nuestra familia de los blogs. Durante el verano estuve tentada de dejar el mío por falta de tiempo, pero  ahora me alegro de no haberlo hecho. Estoy muy feliz y satisfecha por haber conocido a tanta gente estupenda.Gracias

Pautas del premio:

Once cosas sobre mí: Alegre,  melancólica, romántica, impulsiva, sensible, con genio, responsable, despistada, imaginativa, libre ( He intentado poner también lo que no me gusta tanto…)

Contestar a estas preguntas:

1.Porqué te decidiste a crear un blog?

Para expresarme con libertad.

2. Cuál es tu temática preferida?

Literatura

3. Qué libro me aconsejarías?

El camino de  Miguel Delibes

4. Qué país te gustaría conocer?

China

5. Qué tienes en cuenta a la hora de seguir un blog?

Que sea respetuoso y tenga calidad.

 

 Ahora tengo que nominar a diez blogs:

  1. https://amalaidea.wordpress.com
  2. https://purasvagancias.wordpress.com
  3. https://lihembensayel.wordpress.com
  4. https://louisedeparadas.wordpress.com
  5. http://bellaespiritu.com
  6. https://emocionesencadenadas.wordpress.com
  7. https://deslizia.wordpress.com
  8. https://espaciochus.wordpress.com
  9. http://tinteroypincel.com
  10. https://plumayluz.wordpress.com

Formular mis cinco preguntas:

  1. ¿Desde cuándo sientes que necesitas escribir?
  2. ¿Hay momentos especiales en los que sientes que tienes que escribir en el blog?
  3. ¿Qué otra finalidad además de la expresión personal, le ves a compartir tu blog?
  4. ¿Has pensado en abandonar el blog en algún momento?
  5. ¿Qué temas te gustan más a la hora de escribir?

Familia Technicolor

Recuerdo a  un miembro de mi familia acompañando a otro, con problemas de salud,  a un acto político del signo contrario, solamente porque sin ayuda no podía acudir. Fue una gran lección de tolerancia en años en los que estas cosas no eran muy comunes. También recuerdo una misa en la que una de mis tías, claramente atea, acudía  con mucho respeto acompañando en su final a una amiga. De igual modo, me viene a la memoria  el funeral civil de uno de mis tíos, también ateo, donde un grupo de mujeres de la familia decidió rezar un rosario por su alma, sin que nadie se alarmara. Todo esto es lo que ha hecho de mí lo que soy, para lo bueno y para lo malo.  Mi familia fue siempre una familia en technicolor, políticamente hablando. Con subir o  bajar las escaleras podías pasar de una ideología a otra, cada una instalada en la propia experiencia y en los sentimientos que las avalaban. En esta pluralidad de ideas y emociones pasé mi infancia, y el resultado fue un extraño escepticismo que me llevó a una sola posible solución: intentar mantener el respeto por las diferentes ideas, sobre todo respetar las mías propias, que no siempre eran y son del agrado de los demás. El humor me encanta, aunque  me cuesta digerir el humor sobre religiones,  se trate de la que se trate. Pero aún más  me rechina  la gente tirando piedras a las clínicas donde se practican abortos y todas las manifestaciones, vengan de donde vengan,  en las que las que, de repente, la  gente se vuelve intransigente y agresiva tratando de imponer sus ideas, dede tirar piedras hasta asesinar. Todo entra en el mismo saco de violencia.  De mi familia aprendí que se puede convivir en respeto sin renunciar a tus ideas. Es por eso que todo lo que está sucediendo alrededor del ataque terrorista en París me resulta tan triste y horrible y me mantiene sumida en el dolor. Al duelo por las víctimas se une mi duelo por las respuestas de radicalismo en intransigencia ante los musulmanes, respuestas muy peligrosas en nuestra sociedad. Siempre acabo hablando de mi trabajo, pero es necesario: Soy maestra, he tenido alumnos de todo tipo de familias, con diferentes religiones e ideas, y tengo amigos y amigas con todo tipo de creencias. Puedo asegurar, desde mi experiencia,  que los sentimientos que nos unen, por muy moralista que suene, son los mismos. Es mucho más lo que nos une que lo que nos separa. Desde Te, Chocolate, Café, de nuevo, un voto por la paz, aunque sea desde mi pequeño espacio.

Dia_del_Ni_o_12

foto: imágenes y fotos de. com

¡Qué coño, palante!

Trasformamos tres palabras en bandera, y nos envolvimos en ella para saltar y brindar por una nueva vida, esa que prometía algo mucho mejor que lo que habíamos tenido hasta entonces.  Muy juntas, achuchadas entre maletas y bolsas de viaje, con la banda sonora de Bebe y su “Pa fuera telarañas”, viajamos jugando a las Telmas y las Louises. Siempre camino del Sur… Aún no sé cómo la ilusión no hacía estallar los cristales del coche. No, no éramos niñas, tampoco adolescentes, aunque quizás sí. La  complicidad nos la dio el compartir, a golpe de risas y entre copas, la historia de nuestros fracasos. Ya da igual el tiempo que pase, nos miramos a los ojos y ahí están los kilómetros, las lágrimas, la arena, el cansancio, las risas y las historias de amores, deseos y  desdichas. Al final, el brindis con su bandera. Anoche, aunque no estábamos todas, y ahora somos más para brindar, nos dio tiempo para los recuerdos. Nos quedan muchas noches y muchos días más .

Mis  amigas, qué buen fin para la navidad.  Ahora estamos aquí, hemos atravesado la peor parte, seguimos saltando, riendo, tan iguales,  tan diferentes, y, sobre todo, seguimos “palante.”

arte-thelma-louise-coche

foto: post art.com

Cuento de Navidad: Las cajas vacías de los Reyes Magos

Érase una vez una ciudad  a la que llegaron los tres Reyes Magos de Oriente a repartir sus regalos. Cuando vieron aquellas torres altas, palacios y castillos, se quedaron un tanto asombrados. Miraron  sus relojes, a ver si es que se habían equivocado de época, pero no, estaban en una ciudad mágica que tenía dos almas, una entre las murallas que reflejaban el pasado, y otra fuera de ellas, en el siglo XX. Los Reyes Magos decidieron repartir primero los regalos en la ciudad moderna y deja para el último momento aquellas torres enormes y antiguas. Y es que no traían la magia necesaria para escalar esas piedras milenarias. Primero pensaron que uno de ellos volviera a su palacio de Oriente para recargar la magia del pasado, pero después decidieron que no, que tenían una mejor idea: si escalaban aquellas torres con algún regalo de poco peso, tampoco supondría un gran problema para sus camellos, acostumbrados como estaban a escalar incluso rascacielos, con sus patas de ventosa mágica. Hicieron entonces un corro cabeza con cabeza: Melchor, Gaspar, Baltasar, los pajes y sus respectivos camellos. Consultar las decisiones con los animales era una sabia idea, porque ya sabemos todos que son seres muy intuitivos. Al final obtuvieron de su asamblea una feliz conclusión: repartirían algo especial a todos los habitantes de la ciudad,  esparcirían desde las torres  lo que queda en las cajas vacías de los niños y niñas. Eso era un regalo valioso y pesaba poco. El paje Pedrito no lo entendía y los camellos pusieron cara de espanto: “ Si las cajas están vacías, menuda desilusión para todos, ¿que vais a repartir, aire???”, dijo Pedrito.  Pero los Reyes Magos comprendieron que, aunque el paje era muy bueno, no era mago como ellos, y había cosas que aún no sabía, y que tendría que aprender a través de los siglos. Le dijeron que observara… y ya sabría lo que iban a hacer.

Aquella noche de un año del siglo pasado, cargados con cajas aparentemente vacías, los Reyes Magos y sus camellos escalaron las torres de la ciudad y…¡Sorpresa! Al poner las cajas boca abajo, empezaron a salir personajillos y objetos extraños de los más bellos colores: un unicornio de lunares, un dragón mágico, polvo de estrellas, galletas de la suerte con bocas sonrientes, un lapicito que pintaba el cielo y toda clase de maravillas de colores…. Pedrito, el paje, al fin comprendió qué era aquello: ¡Era la materia de la fantasía!!! Fantasía e ilusón es lo que quedaba en el fondo de las cajas de los regalos, y es lo que los Reyes Magos esparcieron desde la torres de la ciudad en aquella noche de un cinco a un seis de enero. Desde entonces, y como vieron que era una gran idea, cada cinco de enero, en la madrugada de noche de Reyes, ellos mismos o sus pajes, derraman ilusión y fantasía desde las torres más altas de todas las ciudades del mundo. Si miráis el cielo el día seis de enero  por la mañana, si os asomáis a la ventana, o salís a un parque a pasear, observad, observad..todo está cubierto con esa matería: polvo de fantasía, un regalo especial que solo puede venir de parte de los Reyes Magos de Oriente.

Alejandra Natale

Alejandra Natale