Una piedra en el camino

Buenas noches a todos, pido disculpas por responder  tardíamente a los  comentarios, y por la desconexión temporal, que me ha hecho no actualizar aún algunos premios de los amigos  y amigas blogueros y no leerles lo que desearía.

Digamos que, a la vez que  presenté en el mes de febrero  mi  Escaletra, tuve, lo que se dice… una piedra en el camino. He estado muy ocupada resolviendo cómo saltarla y parece que, al final, he podido pasar  por encima de esa piedra y de otras que la rodeaban. Cada obstáculo en el camino te hace más fuerte…aunque yo estoy un poco cansada. Hay gente que nace para ser civil, y yo, parece que nací para ser soldado de la vida.

Hoy vengo de recitar con un grupo de amigos y amigas, también de hacer la práctica de mi máster de Músicoterapia. Y de mi último seminario en el máster, con médico y musicoterapéuta, Aitor Loroño, con el que estoy en desacuerdo en muchas cosas, de las que más adelante escribiré detenidamente.

Pronto presentaré mi Escaletra  Fantástica en la Feria del Libro de Trujillo. Es decir, la vida se ríe de mí, pero también me sonríe. La vida es pícara y revoltosa, caprichosa e imprevisible.

th