MIS NIÑOS Y NIÑAS “HIPER”

Cuando me dijeron que tendría en clase a un nuevo niño hiperactivo, anunciado como si viniera un tsunami, no me asusté. A lo largo de mis años de enseñanza, me he encontrado con varios niños y niñas “hiper”. Este año también. Me gustaría hablar de e  ellos  desde un punto de vista diferente, o al menos, mejor dicho, desde mi propio punto de vista.

He aprendido, que los niños ” hiper” en muchos casos lo son en todos los aspectos, también en los más positivos: “hipersensibles”, “hiperintuitivos”, “hipercariñosos”, “hipercuriosos”, y en muchos casos ” hiperinteligentes”. Podría contar miles de anécdotas que guardo para mí, y que muchas veces comparto con sus angustiados padres.

ATT00022

Estos niños y niñas, demandan unos padres, y unas maestras y maestros del mismo modo: ” hiper” , “hipercuidadosos” “hipergenerosos” e ” hiperhumanos”, porque la tarea no es fácil. Diría que, francamente difícil. Me duele la comprensión que se tiene ante otros problemas mucho más aceptados socialmente  y la despreocupación, e incluso el mal trato dado a estos niños y niñas. Bajo mi punto de vista, y como casi siempre pienso, detrás se encuentran la desinformación, la información populista que difunden revistas y programas televisivos con poca base científica, y en algún lugar, también la poca empatía que tenemos ante las personas con problemas que no comprendemos. Las  consecuencias sociales que tienen estos prejuicios son terribles: ” No te juntes con él, o ella ” ,”no le invites al cumpleaños” , ” apártate de él/ ella” …añadiendo el efecto de culpabilidad y dolor de los padres, que al final, se refleja en el niño o niña como en un círculo sin salida.

NO SON NIÑOS Y NIÑAS MALEDUCADOS, NO SON MALOS, NO SON ASÍ´PORQUE SÍ….Son así porque tienen unas características que les hacen diferentes: impulsividad, falta de planificación de las tareas, déficit de atención, y otros aspectos resultado de una conjunción biológica y ambiental como, en realidad, nos pasa a todos. ¿Usted es perfecto/a?

Para comprender a estos niños y niñas yo tengo una premisa que me ayuda: Son iguales a los otros niños y niñas, solo que todos sus comportamientos son ” hiper”. Si pierden el control, como muchos niños, ellos también, pero de un modo más fuerte. Necesitan una mayor atención por parte de los padres,  maestros y maestras,  una forma diferente de abordarles, de explicarles, de corregirles. Exigen una mayor preparación por nuestra parte, como padres, o  profesionales de la educación. Porque la sociedad está compuesta por todos, no por seres perfectos. Creo….

Quizás el abuso en el diagnóstico, y la mala publicidad dada a la medicación, ha influído de una forma muy negativa en estos niños y niñas. Pero puedo afirmar por lo que he visto en ellos, que con un tratamiento médico adecuado, una terapia efectiva, y un abordaje generoso por parte de las escuela, estos niños y niñas pueden llegar lejos y desarrollar sus capacidades. Son niños, son niñas… nada más, aunque, a veces, nos saquen de quicio. Serán adultos en el futuro. En nuestras manos está la responsabilidad de un futuro mejor para ellos y en consecuencia,  para todos nosotros.

SEIS AÑOS CON TE, CHOCOLATE Y CAFÉ Y UN DÍA ESPECIAL CON APEMEX

Ayer se cumplieron seis años del comienzo de este blog. Tuve la suerte de compartir ese día, y por lo tanto estrenar hoy entrada, con los compañeros de APEMEX (Asociación de Porfesores de Musica de Extremadura). Como hago desde hace ya años compartí un día estupendo con los compañeros y compañeras musicales, esta vez en Badajoz. Descubrí los nuevos proyectos que están desarrollando, pude ver la labor de estos grandes amantes de la Música y la Educación y por mi parte, presenté, a esta familia Musical, mi Escaletra Fantástica y el proyecto de Lectoescritura que llevo, paralelo al libro, en mi escuela. Gracias a APEMEX, por esta oportunidad y por este día tan especial. El año que viene volveremos a estar junt@s.

IMG-20150411-WA0010-2

Medicina sin engaños. J.M. Mulet

Tengo una página para mis lecturas, que llevo sin actualizar un montón de tiempo. Pero mi lista de libros sigue creciendo. Cuando uno me impresiona lo suficiente, lo bajo de la página a las entradas principales.Y eso he hecho con el libro de J. M. Mulet. Un libro que en medio de mi malestar y desconcierto ante tanta barbarie que está ocasionando la pseudomedicina, me ha venido a traer un poco de paz.

Antes de leer el libro, ya Llevaba tiempo queriendo escribir sobre este tema, pero hasta ahora no he podido hacerlo por falta de tiempo. Creo que ser maestra de E.Infantil durante muchos años, me da cierta autoridad para hablar sobre este tema, por el bien de los niños y niñas. Porque si hay una sola persona que lea mi blog y se decida a leer a Mulet, y desista de cometer una tontería, me daré por satisfecha.

De repente, ha surgido una nueva especie,la de ciertas familias “modernas”que afirman que no vacunan a sus hijos, no los llevan al médico, los curan con homeopatía o “algo natural” y te hacen sentir mal porque tú vas al médico, vacunas a tus hijos y no quieres aceptar bajo ningún pretexto eso de que las enfermedades te las creas tú mismo. No puedo aceptar nada de esto, ni personal, ni profesionalmente, porque ninguna de estas afirmaciones están refrendadas por la ciencia. Y hoy por hoy es lo único en lo que confío y que me ha dado resultado. Apelo a la ciencia, a la razón y al sentido común.

Es cierto que hay médicos malos, igual que maestros, libreros, panaderos, cirujanos. Es decir, no conozco todavía encima de la tierra a ningún ser humano perfecto que no se equivoque nunca.

Por otro lado, te dicen que las casas farmacéuticas te están engañando, y resulta que los remedios a los que estas personas acuden son carísimos, realmente carísimos.No conozco a ningún médico alternativo que trabaje gratis.  Y los productos son muy caros también.

Como referente de diabetes en mi escuela, y madre de una persona con diabetes, he tenido durante años que escuchar los comentarios de gente”verde” que afirma que pincharse insulina es de “drogadictos” y que la diabetes se cura con una buena dieta y meditación.  ¡¡¡ Barbaridad semejante he tenido que soportarla durante años!  Y ya he llegado a mi tope de paciencia y tolerancia. LA DIABETES TIPO UNO NO SE CURA, PORQUE EL PANCREAS NO PRODUCE INSULINA, Y SIN INSULINA ES IMPOSIBLE VIVIR. Y  si alguien quiere saber más, que lea sobre el tema antes de opinar.

No sabemos el daño inmenso que está haciendo la pseudomedicina a las familias que tienen  o tenemos problemas graves de verdad. Un daño inconmensurable.

Mi sorpresa más grande fue acudir a una actividad de formación y ver como un médico, Aitor Loroño, defendía estas ideas de la no vacunación,o que la diabetes se cura, o que la ezquizofrenia se cura sin medicación…Desde ese día no duermo bien. No duermo bien porque este señor es médico e imparte formación. Y tiene muchos seguidores, lo cual para mí no es signo de nada. Los seguidores de algo no indican que ese algo sea bueno. Y los médicos deben de haber olvidado los principios que estudiaron. Creo que si hay un sector médico que no cree en la ciencia debería abandonar su título y tomar otro de otro tipo, pero no el de médico, porque a los pacientes nos crea confusión. Yo no quiero ir a un médico y que me toque los cuencos tibetanos. Para eso iré a otro profesional.

¿La sociedad no hace nada? No. Se apela a la libertad de cada uno. Pero es que la salud no es un tema individual,es una responsabilidad social. Y menos mal que son pocos los que no vacunan a sus hijos, si no… el drama estaba servido.

La indignación me puede, y en este camino, me encontré con el libro de J. M.  Mulet, licenciado en química y doctor en bioquímica y biología molecular por la Universidad de Valencia, profesor de universidad y divulgador científico, que ha escrito sobre la medicina sin engaños. Ha sido una tabla de salvación ante tanta barbaridad. En su libro he encontrado las principales claves de por qué recurrimos a todo tipo de métodos. Yo haría un resumen en una sola palabra:

DESESPERACIÓN.

libro_mulet

Como madre, lo he probado todo. He estado abierta a todo. Si alguien me dice que la diabetes se cura danzando dos veces debajo de un árbol y mirando a la luna, probablemente lo haga, haré todo lo que me propongan, eso sí, sin dejar de comprar la insulina. Esa es la diferencia entre mi camino y el de otras personas. Pero ya estoy cansada de danzar bajo la luna. Lo único que ha llevado la salud a mi casa ha sido un buen hospital, unos buenos médicos comprometidos y un buen tratamiento médico integral. Pediría por favor, a esta gente que juega con la desesperación y salud, respeto, respeto y prudencia…

Gracias a J.M Mulet por su magnífico libro, por ampararnos en la razón a tantas personas desesperadas por la sinrazón, esa sinrazón  que ha podido acabar con la vida de nuestros seres queridos. Gracias.