Medicina sin engaños. J.M. Mulet

Tengo una página para mis lecturas, que llevo sin actualizar un montón de tiempo. Pero mi lista de libros sigue creciendo. Cuando uno me impresiona lo suficiente, lo bajo de la página a las entradas principales.Y eso he hecho con el libro de J. M. Mulet. Un libro que en medio de mi malestar y desconcierto ante tanta barbarie que está ocasionando la pseudomedicina, me ha venido a traer un poco de paz.

Antes de leer el libro, ya Llevaba tiempo queriendo escribir sobre este tema, pero hasta ahora no he podido hacerlo por falta de tiempo. Creo que ser maestra de E.Infantil durante muchos años, me da cierta autoridad para hablar sobre este tema, por el bien de los niños y niñas. Porque si hay una sola persona que lea mi blog y se decida a leer a Mulet, y desista de cometer una tontería, me daré por satisfecha.

De repente, ha surgido una nueva especie,la de ciertas familias “modernas”que afirman que no vacunan a sus hijos, no los llevan al médico, los curan con homeopatía o “algo natural” y te hacen sentir mal porque tú vas al médico, vacunas a tus hijos y no quieres aceptar bajo ningún pretexto eso de que las enfermedades te las creas tú mismo. No puedo aceptar nada de esto, ni personal, ni profesionalmente, porque ninguna de estas afirmaciones están refrendadas por la ciencia. Y hoy por hoy es lo único en lo que confío y que me ha dado resultado. Apelo a la ciencia, a la razón y al sentido común.

Es cierto que hay médicos malos, igual que maestros, libreros, panaderos, cirujanos. Es decir, no conozco todavía encima de la tierra a ningún ser humano perfecto que no se equivoque nunca.

Por otro lado, te dicen que las casas farmacéuticas te están engañando, y resulta que los remedios a los que estas personas acuden son carísimos, realmente carísimos.No conozco a ningún médico alternativo que trabaje gratis.  Y los productos son muy caros también.

Como referente de diabetes en mi escuela, y madre de una persona con diabetes, he tenido durante años que escuchar los comentarios de gente”verde” que afirma que pincharse insulina es de “drogadictos” y que la diabetes se cura con una buena dieta y meditación.  ¡¡¡ Barbaridad semejante he tenido que soportarla durante años!  Y ya he llegado a mi tope de paciencia y tolerancia. LA DIABETES TIPO UNO NO SE CURA, PORQUE EL PANCREAS NO PRODUCE INSULINA, Y SIN INSULINA ES IMPOSIBLE VIVIR. Y  si alguien quiere saber más, que lea sobre el tema antes de opinar.

No sabemos el daño inmenso que está haciendo la pseudomedicina a las familias que tienen  o tenemos problemas graves de verdad. Un daño inconmensurable.

Mi sorpresa más grande fue acudir a una actividad de formación y ver como un médico, Aitor Loroño, defendía estas ideas de la no vacunación,o que la diabetes se cura, o que la ezquizofrenia se cura sin medicación…Desde ese día no duermo bien. No duermo bien porque este señor es médico e imparte formación. Y tiene muchos seguidores, lo cual para mí no es signo de nada. Los seguidores de algo no indican que ese algo sea bueno. Y los médicos deben de haber olvidado los principios que estudiaron. Creo que si hay un sector médico que no cree en la ciencia debería abandonar su título y tomar otro de otro tipo, pero no el de médico, porque a los pacientes nos crea confusión. Yo no quiero ir a un médico y que me toque los cuencos tibetanos. Para eso iré a otro profesional.

¿La sociedad no hace nada? No. Se apela a la libertad de cada uno. Pero es que la salud no es un tema individual,es una responsabilidad social. Y menos mal que son pocos los que no vacunan a sus hijos, si no… el drama estaba servido.

La indignación me puede, y en este camino, me encontré con el libro de J. M.  Mulet, licenciado en química y doctor en bioquímica y biología molecular por la Universidad de Valencia, profesor de universidad y divulgador científico, que ha escrito sobre la medicina sin engaños. Ha sido una tabla de salvación ante tanta barbaridad. En su libro he encontrado las principales claves de por qué recurrimos a todo tipo de métodos. Yo haría un resumen en una sola palabra:

DESESPERACIÓN.

libro_mulet

Como madre, lo he probado todo. He estado abierta a todo. Si alguien me dice que la diabetes se cura danzando dos veces debajo de un árbol y mirando a la luna, probablemente lo haga, haré todo lo que me propongan, eso sí, sin dejar de comprar la insulina. Esa es la diferencia entre mi camino y el de otras personas. Pero ya estoy cansada de danzar bajo la luna. Lo único que ha llevado la salud a mi casa ha sido un buen hospital, unos buenos médicos comprometidos y un buen tratamiento médico integral. Pediría por favor, a esta gente que juega con la desesperación y salud, respeto, respeto y prudencia…

Gracias a J.M Mulet por su magnífico libro, por ampararnos en la razón a tantas personas desesperadas por la sinrazón, esa sinrazón  que ha podido acabar con la vida de nuestros seres queridos. Gracias.

6 pensamientos en “Medicina sin engaños. J.M. Mulet

  1. Muy buena entrada! Tenemos que parar estas barbaridades (incluso en TVE1, un canal público (!) que aparentemente continúa con su contenido pseudocientífico en el programa “La mañana” de una Mariló Montero, quien reafirma recientemente por ejemplo que oler un limón previene el cáncer… Pagando con nuestro dinero de los impuestos. Dónde está la supervisión?)

    Tenemos que denunciarlos a ellos y a ellas en los colegios de médicos, la oficina nacional de Defensor del Pueblo, las juntas editoriales, etc.

    Y, sobre todo, tenemos que seguir mejorando la educación general en la ciencia, biología, ética, etc.

  2. Yo también he pensado mucho sobre este tema, sobre todo ahora con una peque. Pero lo tengo claro, más bien, me lo aclaró un médico “verde” cuando me dijo que el hipotiroidismo me lo curaba con una par de masajes y otro médicamento (más caro y sin recomerdalo ningún médico) diferente al que yo tomo a diario. Otro persona, que no era médico, cuando un familiar cercano enfermó de cáncer, llegó a decirme que se podía curar con meditación, y que en cualquier caso, el cáncer se lo había provocado la misma persona, por que “algo” no lo tenía bien.
    Me parece extraño, que seamos tan confiados en cosas así, y tan desconfiados o otras. Supongo que buscamos respuestas…
    Un abrazo

  3. Me alegro por tu peque. Me parece bien recurrir a todo lo “natural” siempre que se pueda. Aunque habría que discutir mucho qué se entiende por natural… Creo que las terapias complementarias pueden estar bien, pero no las sustitutivas, que las veo muy peligrosas.
    Mi próximo post va de algo más sobre los niños, y eso de que antes estaban mejor. ¡YA! Sencillamente no estaban…porque sin las medidas higiénicas y médicas que se toman hoy en día, una gran parte se nos iba para siempre. Yo mismo tuve una infección de garganta infernal en mi infancia. Creo que estoy aquí gracias a los antibióticos y a la cirugía, a la que finalmente hubo que recurrir . No voy más lejos. Yo misma, no estaría aquí, y lo tengo muy claro. La medicina puede equivocarse, pero es lo mejor que tenemos, y lo que salva vidas todos los días. Lo que pasa es que no lo valoramos y nos fijamos en lo malo que nos ocurre, pero no en todo lo que nos ha ayudado y nos ayuda…no lo valoramos porque lo vemos ya normal… qué le pregunten a las abuelas…
    un beso guapa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s