La fuerza de la vida

Te envolvieron en un paño verde y te pusieron en mis brazos. Nos miramos… tus primeros segundos de vida exterior y seguíamos juntos. Desde entonces, estamos unidos por ese vínculo especial e inexplicable que tiene la maternidad.

Juntos…y  perdía la noción del tiempo mirando aquellos ojos de niño, cada vez que sonreías, embobada por tu presencia en mi vida. Tu mano junto a la mía en los paseos interminables de la infancia, en los juegos de la “Placi”, con tu traje de spiderman, en las clases de música, en los partidos de fútbol, con aquel frío de las mañanas en los pies.

Juntos… los fines de semana de lluvia, escogiendo películas de la biblioteca para ver y comentar. Escogiéndolas cuidadosamente para ti, igual que los libros, la música, los juegos. Como ahora tú escoges.

Juntos… una tarde que tuve fiebre y me dormí en el sofá. Al despertarme, tenía un termómetro puesto y tu sonrisa de cinco años encima de mis ojos. Es la imagen que mejor te define. Atento, cálido, feliz, con la fuerza de la vida en tus ojos.

Ansiamos tu presencia en cuanto faltas unos días… eres la risa, las bromas, el baile, los chistes, la chispa del humor en cada momento. Eres único, hijo, el hijo de la alegría. Te quiero. Te queremos. Feliz 17

Edith Bruck

Edith Bruck 

 

 

6 pensamientos en “La fuerza de la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s