De verdad

A diferencia de la gente que protesta a diario, yo suelo protestar una vez al mes por escrito o no, cuando mis hormonas se revolucionan por los recovecos menstruales plenamente activos para mí ,aunque ya transite mi otoño personal.

En estos días previos me encuentro mejor sola, porque es cuando mi lengua se suelta sin remedio y discuto con quien se me ponga por delante, amigo e enemigo, y es más, tengo ganas de discutir, que es lo malo. En estos días doy rienda suelta a mis molestias enquistadas durante el mes y enumero:

Me molestan los modernos y modernas de turno, esos que dan lecciones de modernidad a los que ya un día, hace muchos años, salimos demasiado jóvenes a explorar el mundo y venimos de vuelta de muchas mentiras, desconciertos y  campañas publicitarias de todo tipo. Estos modernos son los mismos que entonces eran unos soberanos y soberanas horteras. Qué triste… y hay que callarse porque acaban de descubrir ciertas cosas que a ti ya te rechinan de viejas, deshuesadas y marchitas, pero que han vuelto a resurgir para gusto de los borregos y borregas actuales. Patético. Tengo que decirlo, al menos una vez. Sois tan aburridas y aburridos, dais tanto la pelma. Qué desfase…

Me molesta la gente que, funcionaria como yo,  no deja de protestar en el trabajo fijo que tienen. A a mí me gusta el mío. Somos afortunados por tener un trabajo y un sueldo en un país en condiciones deplorables. Podemos buscar soluciones ¿no? y dejar de ensombrecer la vida de los que vamos a trabajar con ilusión. Me destroza la gente que destruye las ilusiones de los demás. Id al médico, por favor. No es mala solución, o a un paramédico, o naturalista o lo que os venga en gana, pero dejad de dar por saco. Hay gente pasándolo fatal.

Me molestan mis discusiones sobre el machismo, reiteradas, una y otra vez con diferentes personas  y me he jurado no volver a hablar del tema. Me destruyo, me deprimo, porque todo es publicidad, en la esencia nunca nos ponemos de acuerdo. España es machista. Es lo que hay. Y es lo que pasa… y pasará si la educación no cambia.

Me molestan algunos  jóvenes con los que me topo, y que demuestran  una enorme  falta de principios, sin conocimiento de humanidades, sin empatía social, no con falta de formación académica, de eso les sobra, bla bla, bla,  sino la del sentido común, la que nos hace personas, la que nos dice dentro de nosotros que no, que eso no se puede hacer por pura humanidad. Pero son jóvenes… ¿ es excusa? Todos somos responsables. Digo yo.. y van a votar…

Los títulos no son todo, ¿ qué es este engaño? A veces sirven para lo mismo que el papel higiénico. O menos, porque da pena sacarlos del tubito donde se pudrirán para siempre. Títulos, títulos… papel. Antes de sacarse un título hay que aprender a leer…

De verdad. Estamos dormidos.

Mona Trad D

Mona Trad Dabaji

 

 

 

3 pensamientos en “De verdad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s