La caja sonora

Pues sí… cuando ellos no están, la casa se convierte en una enorme caja de resonancia. He descubierto que los electrodomésticos susurran, que hay conversaciones que llegan desde la acera. Las pisadas también suenan, fuera y dentro, dependiendo de si llevo o no, zapatillas. Me escucho en una película: el sonido de la servilleta de papel que se rasga, la puerta que se abre, el gato que araña su caja.  Vierto la leche en la taza  y una cascada de sonido lácteo me despierta por las mañanas. El reloj del estudio es de pilas, tiene aún números y resulta que hace tic-tac. Lo hará desde siempre, imagino, pero hasta ahora no lo he descubierto. Hace la pila de años que no me escuchaba… Eso sí, cuando ellos llegan, engullen y a la vez dan sentido al  silencio y  a su lenguaje oculto. Son mi música.

reloj-de-pared-dibujo-en-vinilo-30x40-cm-pvc-y-vinilo

 

Un pensamiento en “La caja sonora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s