Sin noticias de Bimba

Llevamos ya tres días sin Bimba. Siempre ha sido curiosa y atrevida, pero nunca nos había dado un susto como este. Se nos ha perdido… no hay consuelo, pero mantenemos la esperanza.

IMG_2234.jpg

Nuestra casa siempre fue una casa con mascotas. Así era mi abuelo, así resultó ser mi padre también, y así somos nosotros. Un día llegó a nuestra casa  Jarry, un perrito con una historia de maltrato inconcebible. Tras su muerte, y después de un año de duelo, mi hija adoptó a Bimba, una perrita de una camada de cachorros abandonados. Cuando fuimos a verlos, Bimba salió a nuestro encuentro, pequeñita como una ratón, y pensamos que era ella la que el destino nos ponía  en las manos. Ella y solo ella. Pero criar un cachorro no es fácil, nos causó algunas discusiones y momentos de angustia. Bimba era un trasto insoportable, pero si te miraba… tenías que sucumbir a sus encantos. Así se transformó, con el tiempo, en nuestra amiga, y pasó de ser un juguete… a ser lo que es ahora, una compañera amable, cariñosa, leal. Alguien más de la familia.

Bimba es también una atleta, no tiene raza definida ni sabemos nada de sus padres, pero sí sabemos que es capaz de saltar muros de altura considerable, correr a velocidad increíble, y transmitir una alegría y  una energía que engatusa a todos a su alrededor.

Bimba nos acompañó durante nuestra estancia en Madrid, y fue muy especial para nosotros tenerla a nuestro lado en esos momentos tan importantes.  Allí se convirtió en  asidua del Retiro y también conoció a su amigo Roll, un Dálmata hermoso del que se hizo inseparable.  Ambos, en su historia de amistad, han quedado inmortalizados en un poema.

Este verano fuimos todos juntos a un hotel que aceptaba mascotas. Una tarde la dejamos en el recitno acondicionado para perritos, y cuando llegamos, la recepcionista del hotel nos contó que ,asombrosamente, la perra había saltado la valla y se había presentado en conserjería, así es que  allí nos recibió, saltando feliz por nuestro regreso. No nos lo podíamos creer. Esta anécdota  creo que define su carácter.

No sabemos en la aventura en la que se encontrará, tampoco si ha tenido un destino trágico, aunque evitamos pensar en este último punto. Queremos mantener la esperanza, pensar que alguien la acogió en algún lugar, o que vaga sin rumbo y algún día aparecerá. En cualquier caso, solo quiero pensar que no sufre , o ha sufrido… y mientras, la seguimos queriendo,  la añoramos con dolor, y  vamos a seguir esperándola cada día …

 

2 pensamientos en “Sin noticias de Bimba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s