La perrita Bimba en el país de los Versos 

Mi querida y preciosa perrita Bimba, no sé si algún día te encontraremos. No sé si algo malo o bueno te ha pasado. Nos queda el consuelo de haberte regalado una vida nueva en el país del Arcolibris, donde nadie podrá hacerte nunca daño, y donde ya no solo nosotros  te amaremos,  sino todos los niños y niñas que lean tus versos, y jueguen contigo en sus fantasías, para siempre…