El Arcolibris de la hija de la vida

Soy hija de obreros.Comencé a cuidar niños a los dieciséis, a los deciocho daba clases particulares, y a los veinte trabajaba de conserje por la noche, daba clases particulares por las tardes y estudiaba magisterio por las mañanas. Además, estudiaba en el conservatorio. Estudiaba piano, pero en sin piano. En las cabinas y donde podía. Me lo compré después. Una placa recuerda el día que lo hice. No soy mejor que nadie. Pero he trabajado durante toda mi vida. A tope. Es por eso que no me vale cuando me dicen que tengo un buen trabajo, que qué suerte… sí, no lo dudo. En eso he tenido suerte, pero yo llevo toda la vida currando y sigo haciéndolo día, tarde y noche. Esto es lo que hay. Así se lo vi hacer a mis padres, a mis abuelas y abuelos y así me gustaría que lo hicieran mis hijos… porque este es el destino de la gente que hemos nacido no como hijos de papá, sino como hijos e hijas de la vida… Y ahora os invito a la presentación de mi libro:
17554133_1657084034307875_4836532936986811674_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s