China, tan aburrida…

Una pena el equipo femenino español de sincronizada. No es que el bronce sea amargo, pero en este caso sí, y  es que creo que ha sido injusto. No poseo los conocimientos técnicos para valorar el ejercicio y compararlo con el de China, pero, simplemente la presentación, la elegancia, y la espectacularidad del nuestro, creo que eran evidentemente muy superiores. Aunque estos aspectos , por lo visto, no cuentan mucho. Tengo la sensación de que los jueces de ese Comité Olímpico son extremadamente conservadores.

Equipo español femenino de natación sincronizada. Londres 2012

 En realidad, mis favoritas eran las chicas de Canadá: rompedoras, alegres, coloristas,  originales, simpáticas en escena, modernas, espectaculares… Nada que ver con el aburrimiento del equipo chino, que parecían salidas del año de la pera… y así se llevan la plata. Me recordó a mis experiencias en el conservatorio. ¡Qué pena que no se valore la puesta en escena, el color,  la originalidad y el dinamismo en conjunción con la técnica, por supuesto! Qué bonito sería valorar la  belleza y  la armonía en este deporte y no sólo el cuerpo como  máquina de movimientos. Al menos, eso pienso, yo claro…que me dejo llevar más por los aspectos artísticos. Pero,  ahí está mi opinión, que seguramente comparten más personas.

Equipo canadiense femenino de natación sincronizada. Londres 2012

La alegría de Joel y Brigitte Yagüe

Querría escribir sobre otra cosa, pero es imposible. Ya por la tarde, disfruté con el partido de baloncesto, y después con  Joel y Brigitte en taekwondo. Pero por la noche, cuando ya me había olvidado de todo, al llegar a casa me sorprendí con la final, de forma que me pude ir a la cama disfrutando de una alegría más : las medallas de oro y plata de estos dos deportistas. Imposible no dejar constancia aquí, de un acontecimiento tan importante para el deporte español.

Joel y Brigitte Yagüe

Más medallas para celebrar

Recuerdo cuando, en mi infancia,  salíamos de paseo con mi padre y se llevaba el “transistor”  con auriculares para escuchar el partido de fútbol. Me parecía un horror… pero, a ver, en mi casa la radio ha sido siempre un elemento familiar, presente en todos las ocasiones de la vida. Así es que hoy, me sorprendí a mí misma siguiendo esa costumbre. Puesto que no podía ver la final de piragüismo, la escuché por la radio, en Radio cinco  . No sé si por la televisión hubiera sido tan emocionante, pero… esos doscientos metros del final que dábamos por perdidos y, que de pronto consiguió ganar con la plata nuestro David Cal,  vividos a través de la radio, me pusieron la piel de gallina…Impresionante la emoción retransmitida en directo. Casi salto.

Por su parte Holanda, el otro país de mi casa, disfrutaba su nueva medalla de oro en barra horizontal, con ese magnífico atleta, Epke Zonderland que ha dejado a todos sin aliento. Vamos, que no es ningún novato, pues suma este oro a sus otras 14 medallas en copas mundiales…”casi ná”…

Bueno… parece que andamos en mi casa más equilibrados…

David Cal

Epke Zonderland

 

Enhorabuena a todos los ganadores. Nos están haciendo pasar muy, pero que muy buenos momentos.

Como dos lágrimas: Flamenco Olímpico

Quizás lo único que salve a mi casa  de alegrías en  los Juegos Olímpicos sea el hecho de que entre los dos países podemos celebrar más medallas ( Holanda, diez hasta ahora) . Porque España no parece estar muy olímpica este año.  De todas formas, aunque el medallero sea importante, me inclino mucho más por la labor de los deportistas, ese derroche de fuerza y energía que me entusiasma.

Estoy enamorada de nuestro equipo de waterpolo femenino, que me ha hecho pasar muy buenos ratos, y también de las chicas de la sincronizada que son realmente espectaculares, como para saltarse dos lágrimas. Pero no sólo me quedo con los españoles, porque  es un placer ver la maestría de los deportistas que están participando desde todos los países . Me llama mucho la atención, como a todo el mundo, claro,  el  nadador supermedallista estadounidense, Phelps, que fue diagnosticado de TDH en su infancia y que ha demostrado que eso no es precisamente un “límite” a la hora de triunfar. Tengo que rendirme  ante el fantástico corredor de Jamaica, Usain Bolt, que ha dejado a medio mundo boquiabierto, y  por supuesto,  aunque se haya quedado con la medalla de plata, yo me inclino entre los deportistas a los que admirar con Federer, que es que parece que juega como un dios griego surgido del Olimpo.¡ Qué porte, qué  tío más elegante!

Aquí comparto un video del reportaje-documental Flamenco Olímpico, donde se puede apreciar el trabajo exquisito y serio que han hecho nuestras deportistas, Ona  Carbonell y Andrea Fuentes para su ejercicio de duo técnico. También comparto una foto, porque me parece que estéticamente son fantásticas, como dos  lágrimas de emoción. Aquí tenemos medalla segura,¡ Suerte chicas!