Amanecía. Antonio Martínez Llaguno

He terminado de leer Amanecía , la novela autobiográfica de Antonio Martínez Llaguno. No sabría deciros si es una historia amarga o no, si es de amor, de desamor o de todo a la vez … Durante una semana me he zambullido es una experiencia intensa, y nada fácil. Mi sensación ha sido la de entrar directamente en un laberinto emocional, en el  laberinto del corazón del protagonista. He vivido con él todas las emociones que iba sintiendo, intentado encontrar la salida, las respuestas a lo que estaba pasando, a todo aquello que vivía interiormente y que yo iba sintiendo a la vez, rememorando mis propias experiencias a lo largo de mi vida . Las reflexiones son de una profundidad abismal, hasta el punto de que he tenido que volver a la superficie, tomar oxígeno y volver a zambullime en ellas para releerlas y descifrarlas. Poco a poco he ido traduciendo estas vivencias a mi idioma emocional propio. Es cierto, hay algo mágico y enigmático en el texto y que no puedo explicar. No es un libro convencional.

Podría poner cualquier otro fragmento, pero dejo este : “…Del último amor no lo pretendes todo, no aspiras a tejer con él las antiguas quimeras, quizá porque acontece cuando ya has bajado a los infiernos o porque he aprendido que al otro lado no hay más que soledad”. Antonio Martínez Llaguno. Amanecía. Madrid, agosto 2016.
Amanecía